Rotación del hato y mejora de pasturas son algunas de las medidas por ejecutar

Por: Michelle Soto 21 noviembre, 2015
El sistema silvopastoril, que combinan árboles con actividad ganadera, no solo ayuda en el secuestro de carbono sino que también brinda sombra a las vacas. | CORTESÍA DE CATIE
El sistema silvopastoril, que combinan árboles con actividad ganadera, no solo ayuda en el secuestro de carbono sino que también brinda sombra a las vacas. | CORTESÍA DE CATIE

Los ganaderos buscan una mayor productividad y rentabilidad en sus fincas; eso sí, generando menos emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Así, este sector se suma a los esfuerzos del país por mitigar y adaptarse al cambio climático.

Eso quedó plasmado en la Estrategia Nacional para el Desarrollo Ganadero Bajo en Carbono, la cual fue diseñada para un plazo de 14 años y cuenta con el respaldo de un decreto ejecutivo que la declara de interés público y conveniencia nacional.

El plan fue elaborado en conjunto por las organizaciones de productores, la Dirección de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), el Programa Nacional de Ganadería del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), que contaron con el apoyo del proyecto FIRM RISSO, de Naciones Unidas, y Fundecooperación.

“Esta es una estrategia de tres más y uno menos: más productividad, más rentabilidad, más secuestro de carbono y menos emisiones”, explicó Luis Diego Obando, de la Corporación Ganadera (Corfoga).

El plan beneficiará a 37.500 fincas distribuidas en cuatro regiones ecosistémicas.

Una de las medidas es depender menos de concentrados a base de granos y sustituirlos por pastos y forrajes que sean más nutritivos y digeribles para las vacas, por lo cual se generaría menos gas metano.

Asimismo, se promoverán los sistemas silvopastoriles que combinan ganado con árboles, ya sea dentro de la finca o en cercas vivas. También, se buscará un pastoreo inteligente, en donde se dé una rotación del hato .

La ciencia será clave para brindar información para la toma de decisiones. “Esta será una agenda de investigación construida con los sectores productivos para responder a sus necesidades y generar tecnología útil”, subrayó Mauricio Chacón, del MAG.

Situación. La ganadería contribuye con el 25% del total de emisiones del sector agropecuario, principalmente es responsable de liberar dióxido de carbono, metano y óxido nitroso.

“Para mí, las emisiones de gases efecto invernadero podrían considerarse una ineficiencia del sistema productivo. Cada gigagramo de óxido nitroso que se libera a la atmósfera es nitrógeno que no se convierte en proteína”, dijo el ministro de Agricultura y Ganadería, Luis Felipe Arauz.

No solo eso. La ganadería se ve afectada por la variabilidad climática. Los productores lecheros vienen notando hongos que atacan los pastos, los cuales podrían afectar la salud de las vacas.

“El cambio climático nos tiene asustados. Estamos viendo cosas que antes no veíamos”, dijo José Madriz, de la Cámara Nacional de Productores de Leche.

“La idea con este plan es anticiparnos a los problemas”, destacó Chacón.