5 abril, 2015
El 1 de mayo 2014 se ve cómo las aguas de irrigación corren sobre una tierra muy seca entre campos de siembra de arroz en Richvale, California.
El 1 de mayo 2014 se ve cómo las aguas de irrigación corren sobre una tierra muy seca entre campos de siembra de arroz en Richvale, California.

El gobernador de California, quien el miércoles había anunciado medidas de urgencia para ahorrar agua a causa de una sequía histórica, defendió el domingo su decisión arguyendo que el cambio climático "no es una broma" para su estado.

"El tiempo que tenemos en California hará estragos en otras partes del mundo", advirtió Jerry Brown en declaraciones a la cadena ABC. "Y les puedo decir que, visto desde California, el cambio climático no es una broma".

Las medidas tienden a reducir en 25% el consumo de agua en este estado del oeste de Estados Unidos, donde viven 40 millones de personas.

"Es una señal de alarma y debería preocupar a todos, porque este decreto se ha aprobado en virtud de los poderes de emergencia", afirmó. Brown insistió en el hecho de que quienes violen la disposición se exponen a multas de 500 dólares por día o incluso al corte del suministro de agua.

Interrogado acerca de por qué el sector agrícola está exento de someterse a esas medidas, Brown reconoció que ese sector, que solo representa el 2% de la economía del estado, consumía el 80% del agua.

Sin embargo, los agricultores "no riegan sus jardines ni toman largas duchas. Producen la mayoría de las frutas y legumbres exportadas por Estados Unidos a una parte importante del mundo", destacó.

"Por supuesto que podríamos cortar todo. Si no queremos producir alimentos e importarlos de fuera, teóricamente es posible. Pero eso desplazaría a miles de personas", dijo Brown.

Entre las medidas anunciadas el miércoles, las autoridades californianas pedirán que se reemplacen 4,6 millones de metros cuadrados de jardines por plantas que consuman menos agua. Las "normas de baños y grifos" serán revisadas para limitar el flujo de agua y la ya existente "policía del agua" podría convertirse en más severa.

La ciudad de Los Angeles ya había aprobado medidas de estímulo al ahorro de agua, como el programa voluntario "jardines por dólares".

Etiquetado como: