Se registraron 61 especies en total en los 10 sitios donde se hizo el monitoreo

Por: Michelle Soto 22 diciembre, 2015
El murciélago nariz de espada ( Lonchorhina aurita ) fue una de las especies que se reportaron en el conteo navideño de este año. Su hábitat se asocia a cavernas. | CORTESÍA DE RAGDE SÁNCHEZ
El murciélago nariz de espada ( Lonchorhina aurita ) fue una de las especies que se reportaron en el conteo navideño de este año. Su hábitat se asocia a cavernas. | CORTESÍA DE RAGDE SÁNCHEZ

El murciélago frugívoro ( Enchistenes hartii ) suele ubicarse en tierras medias, cuyas altitudes oscilan entre 500 y 2.250 metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, en este diciembre, como algo atípico, los científicos lo vieron en Guanacaste.

Anteriormente, el biólogo Bernal Rodríguez lo había reportado en los bosques de Monteverde y Talamanca.

“Esta es una especie muy rara, con muy pocos registros en Costa Rica. Se conoce de tierras medias, pero esta vez se capturó en la parte baja del bosque seco”, comentó Rodríguez, investigador y coordinador del Quinto Conteo Navideño de Murciélagos de Costa Rica, realizado durante las noches del 11 y 12 de diciembre. Aún no se tienen claras las causas por las que este animal se encontraba en ese lugar.

Junto a Enchistenes hartii, otro murciélago que despertó la curiosidad de los científicos fue Diphylla ecaudata, que se alimenta de sangre de aves. Esta especie no es común en Costa Rica, pero en esta oportunidad, atraparon siete de ellos.

En total, el conteo navideño reportó 61 especies.

Quinto conteo. En el Quinto Conteo Navideño de Murciélagos participaron 60 personas entre biólogos, estudiantes y voluntarios. “Los participantes más pequeños tenían 7 y 9 años”, explicó Ragde Sánchez, investigadora y coordinadora de la actividad.

Biólogos y estudiantes participaron del conteo navideño de murciélagos realizado en el Parque Nacional Santa Rosa. | CORTESÍA DE RAGDE SÁNCHEZ
Biólogos y estudiantes participaron del conteo navideño de murciélagos realizado en el Parque Nacional Santa Rosa. | CORTESÍA DE RAGDE SÁNCHEZ

Los observadores provenían de diversas instituciones, como el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), Universidad de Costa Rica (UCR), Organización para Estudios Tropicales (OET), Reserva Biológica Tirimbina, Bat Jungle y Projects Abroad CR. A ellos se sumaron vecinos de las comunidades aledañas y bomberos voluntarios.

En esta ocasión el monitoreo se desarrolló en 10 lugares: Parque Nacional Santa Rosa, Parque Internacional La Amistad, Reserva Biológica Tirimbina, Reserva Natural Absoluta Cabo Blanco, Parque Nacional Palo Verde, Monteverde (dos sectores), Parque Nacional Volcán Barva, Parque Nacional Diriá y el Parque Nacional Barra Honda.

“Con estos sitios abarcamos tres diferentes ecosistemas: bosque seco, bosque lluvioso y bosque de niebla”, dijo Sánchez.

Este quinto conteo nacional, a su vez, formó parte del Tercer Conteo Mesoamericano de Murciélagos, que abarcó desde Chiapas y la península de Yucatán en México, hasta Panamá.

Ese evento internacional fue organizado por la Estrategia Centroamericana para la Conservación de los Murciélagos y la Red Latinoamericana y del Caribe para la Conservación de los Murciélagos (Relcom).