El Compromiso del BID para 2015 es que "uno de cada cuatro dólares de financiamiento sea orientado a cambio climático"

 29 julio, 2013
De acuerdo con diversas mediciones, 2012 fue el octavo o noveno año más cálido en el mundo desde 1850.
De acuerdo con diversas mediciones, 2012 fue el octavo o noveno año más cálido en el mundo desde 1850.

San Salvador

Latinoamérica y el Caribe necesitan unos $30.000 millones anuales para atenuar el impacto generado por el cambio climático, estimaron este lunes expertos reunidos en El Salvador.

"Unos $100.000 millones representan los daños, los impactos del cambio climático en una proyección al 2050 en América Latina y el Caribe", declaró en una improvisada rueda de prensa Ana Ríos, experta del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Ríos participa en el Segundo Diálogo Latinoamericano y del Caribe sobre las Finanzas del Clima, inaugurado en la capital salvadoreña con la asistencia de unos 125 delegados de 20 países y representantes de 15 organismos multilaterales, agencias de cooperación y delegados de la sociedad civil.

El Compromiso del BID para 2015, según Ríos, es que "uno de cada cuatro dólares de financiamiento sea orientado a cambio climático", especialmente en las áreas de mitigación y adaptación.

Para cada uno de los proyectos que financia, el Banco busca que los estrategas tomen en cuenta la variabilidad climática, con el fin de hacer un blindaje de infraestructuras como puentes.

Como ejemplo del financiamiento para atender el impacto del cambio climático, la especialista mencionó un préstamo de $200 millones aprobado en 2010 para El Salvador, el cual se comenzó a desembolsar en 2011.

"Nuestros países están claros que esta adaptación (al cambio climático) no será fácil, sobre todo porque se requieren recursos económicos y técnicos para hacerlo", comentó por su parte el canciller salvadoreño en funciones, Jaime Miranda.

Explicó que los países de la región afrontan la falta de recursos apostando al "financiamiento climático", entendido como los recursos puestos a disposición a los países en desarrollo para ayudar a mitigar y adaptarse a los impactos.

Para el ministro de Medio Ambiente de El Salvador, Herman Rosa Chávez, el financiamiento climático no debe confundirse con "ayuda para el desarrollo" y por lo tanto los recursos que lleguen "no pueden ser préstamos", porque los países desarrollados tienen el compromiso de suministrarlos.

El Diálogo, que tiene como objetivo preparar un programa regional que incluya políticas locales y globales, concluirá este martes.