12 noviembre, 2015
El número de mariposas que hacen cada año la migración de más de 5.000 kilómetros desde Canadá y México había ido disminuyendo con el tiempo, pero el año pasado mostró una leve recuperación,
El número de mariposas que hacen cada año la migración de más de 5.000 kilómetros desde Canadá y México había ido disminuyendo con el tiempo, pero el año pasado mostró una leve recuperación,

Temascaltepec, México

Las mariposas monarcas casi cuadruplicarán la zona forestal que ocupan durante su hibernación en México gracias a acciones que tomaron los tres gobiernos de América del Norte para reducir amenazas que esta especie enfrenta en su migración desde Canadá, según informó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México.

Las medidas que Estados Unidos, México y Canadá decidieron emprender de forma conjunta para proteger a la mariposa a raíz de una cumbre en febrero de 2014 "están surtiendo efecto", destacó el ministro de esa cartera Rafael Pacchiano en una conferencia de prensa a los pies del santuario de Piedra Herrada, en el estado de México.

Pacchiano, acompañado por la secretaria del interior de Estados Unidos Sally Jewell, dijo que se espera que el majestuoso insecto de colores ocre, negro y blanco ocupe entre 3 y 4 hectáreas de bosque, lo que es "casi cuatro veces más de lo que llegó la temporada pasada".

Con la expectativa de que esa cifra se mantenga en toda la temporada, que arrancó a principios de noviembre y terminará en marzo, los gobiernos de México y Estados Unidos llamaron a no cantar victoria ya que la población de mariposas disminuyó cerca de un 90% en los últimos 25 años.

En la montaña, revoloteaban cientos de mariposas negro y ámbar mientras que de los troncos de oyameles colgaban los primeros racimos de familias de estos insectos, descansando de su trayecto de más de 4.000 km.

En la temporada 2014-2015, las majestuosas mariposas apenas ocuparon 1,13 hectáreas de bosque entre los santuarios de Michoacán y el estado de México.

El regreso a su medio ambiente natural y la limitación del uso de pesticidas son clave para la recuperación del número de mariposas.
El regreso a su medio ambiente natural y la limitación del uso de pesticidas son clave para la recuperación del número de mariposas.

En 2013-2014, la superficie fue de 0,67 hectáreas, la más baja de los últimos 20 años en los sitios de hibernación. En el invierno de 1996-1997 se había registrado un pico de 18,9 hectáreas.

Las autoridades miden la población de las mariposas por el área que ocupan.

Teniendo en cuenta que las amenazas a la mariposa son, principalmente, los pesticidas en campos de Estados Unidos y Canadá (que dejan sin algodoncillos para comer a las mariposas) y la tala ilegal en los bosques de México, los gobiernos de los tres países se esforzaron en atenuar estas situaciones.

México, Canadá y Estados Unidos tienen la expectativa de que haya al menos 6 hectáreas de mariposas en México para 2020.

Pacchiano subrayó los esfuerzos de las autoridades mexicanas para combatir la tala clandestina.

"Tenemos muchas especies que no conocen nuestras fronteras políticas (...) y estamos muy comprometidos a proteger" la mariposa monarca , dijo Jewell, que aseguró que su país esta trabajando en la repoblación del algodoncillo y en áreas libres de pesticidas.

Aunque el gobierno mexicano ha detenido varios taladores ilegales en los últimos meses, la organización Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) dijo en agosto que se registró un drástico incremento de tala clandestina en la comunidad de San Felipe de los Alzati en Michoacán.

Unas 19,13 hectáreas de la comunidad estuvieron afectadas específicamente por la tala clandestina durante el control anual 2014-2015, indicó un comunicado de la ONG ambientalista.

En contraste, durante el período 2013-2014 se degradaron 5,18 hectáreas por tala clandestina, añadió la organización, que monitoriza 32 comunidades en las que hiberna la mariposa.