El carbón negro es un problema particular: la lluvia no lo lava fácilmente de la atmósfera, por lo que persiste en el aire a través de largas distancias

 22 enero, 2014
La emisión de gases invernadero como el dióxido de carbono es una de las actividades humanas que aceleran el cambio climático. | MARTIN MEISSNE/AP
La emisión de gases invernadero como el dióxido de carbono es una de las actividades humanas que aceleran el cambio climático. | MARTIN MEISSNE/AP

China es un gran exportador para el mundo occidental. Exporta teléfonos, exporta computadoras, exporta televisores y exporta también la contaminación que produce en la manufactura de esos dispositivos.

Un estudio hecho por la Universidad de California Irvine y otros publicados en Proceedings of the National Academy of Sciences aseguran que la contaminación del aire de China está soplando sobre el Océano Pacífico.

"Hemos exportado nuestra manufactura y gran parte de nuestra contaminación pero parte de ella está regresando de nuevo por el aire sobre el Pacífico para perseguirnos", dijo el científico de la UC Irvine, en Canadá, Steve Davis.

Este aire contaminado está lleno de gases como humo insalubre, polvo, ozono, hollín y carbono.

Este último, dicen los investigadores en el sitio de la UC Irvine, representa un problema particular porque la lluvia no lo lava fácilmente de la atmósfera, por lo que persiste en el aire por largas distancias.

“Al igual que otros contaminantes del aire, el carbono ha sido vinculado a una larga lista de problemas de salud, que van desde el asma hasta el cáncer, enfisemas y enfermedades cardiacas y pulmonares”, detallan.