22 mayo, 2015

Los Ángeles. AFP El gobernador de California, Edmund Brown, declaró en emergencia la concurrida zona turística de la costa del Pacífico cercana a Santa Bárbara, afectada por la ruptura de un oleoducto que ha vertido cientos de miles de litros de crudo al océano.

“Vamos a hacer todo lo que sea necesario para proteger la costa de California”, afirmó el gobernador al anunciar la declaratoria de emergencia.

Equipos enviados a la zona trabajaban ayer en recoger el crudo en lugares como la playa de Refugio. Se estima que se derramaron al menos 400.000 litros de petróleo, de los cuales 80.000 han ido directamente al mar.

La mancha negra, que comenzó a formarse el martes, ha afectado 14 km de una concurrida zona turística costera situada al noroeste de Los Ángeles, que se prepara para recibir a miles de turistas el próximo fin de semana.

La fuga proviene de un oleoducto de la compañía Plains All America Pipeline, la cual explicó que el crudo llegó al agua por un desagüe que fue bloqueado.

Etiquetado como: