2 diciembre, 2015
El ministro de Ambiente y Energía, Edgar Gutiérrez, dijo este miércoles que Costa Rica aspira a convertirse en un centro de desarrollo e innovación para generar iniciativas que contribuyan a frenar el cambio climático.
El ministro de Ambiente y Energía, Edgar Gutiérrez, dijo este miércoles que Costa Rica aspira a convertirse en un centro de desarrollo e innovación para generar iniciativas que contribuyan a frenar el cambio climático.

San José

El ministro de Ambiente de Costa Rica, Édgar Gutiérrez, dijo este miércoles que el país exigirá en la Cumbre del Clima (COP21) que los países suscriban compromisos vinculantes sobre temperaturas y la huella de carbono per cápita.

El ministro, quien se incorporará la próxima semana a la cumbre que se lleva a cabo en París, explicó que la propuesta de Costa Rica es que los países se fijen metas vinculantes por las que estén obligados a rendir cuentas.

Los principales compromisos que exige Costa Rica son que la temperatura global no aumente más de dos grados centígrados al año 2100 y que la huella de carbono per cápita en el año 2050 sea de dos toneladas de Dióxido de Carbono (CO2), para luego reducirla a una tonelada en el 2100.

"La decisiones políticas deben estar basadas en la ciencia. Nada haríamos si estas decisiones no son vinculantes y no obligan a los países a rendir cuentas", manifestó el ministro Gutiérrez en una conferencia de prensa.

Sobre su país, Gutiérrez aseguró que "mantiene compromisos anteriores y busca profundizarlos, introduciendo el compromiso de acción climática para lograr una descarbonización profunda de la economía".

"En esa dirección, Costa Rica busca establecerse como laboratorio del proceso de descarbonización que sea modelo para todas las naciones comprometidas con acciones afirmativas en este desafío mundial", enfatizó Gutiérrez.

Ese "laboratorio" consiste en que Costa Rica se convierta en un ejemplo de iniciativas para reducir las emisiones en las principales actividades económicas.

Gutiérrez también comentó que Costa Rica aspira a consolidarse en un "hub verde", el cual se refiere a ser un centro global de actividades relacionadas a la innovación, la transferencia de conocimientos y de gestión medio ambiental.

Otras propuestas que apoyará Costa Rica en la cumbre son la inclusión de un acuerdo sobre derechos humanos y equidad de género, incentivos para los países pioneros en la protección del medio ambiente y que se reconozca a Centroamérica como una región altamente vulnerable al cambio climático.