19 abril, 2016

El parque metropolitano La Sabana tendrá ahora unos inquilinos muy particulares. Se trata de ocho esculturas gigantes en forma de aves y esculpidas en la madera de los árboles de eucalipto que se extrajeron del lugar para ser sustituidos por especies nativas.

“La lapa norteña”, “El vigilante”, “Orgullo de nuestra tierra”, “El sabio”, “Nuestra ave”, “Bellezas para preservar”, “Reflejo de sol” y “Tótem Boruca Natural”, son los nombres elegidos para estas obras de arte.

Ellas cobrarán vida gracias al talento de los escultores nacionales Germán Quirós Valverde, Gilberto, Mauricio, Nidia y Yeimy Bell (conocidos como los hermanos Bell) y Randall Fernández González.

La iniciativa surgió a partir del proyecto de rearborización del parque, que busca recuperar el ecosistema de La Sabana y convertirlo en un bosque urbano. Este es liderado por el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) y Scotiabank, pero también participan otras organizaciones e instituciones.

Se espera que las coloridas esculturas estén terminadas este viernes 22 de abril. Las aves de madera medirán más de dos metros de alto y se ubicarán alrededor del lago para que los visitantes del parque puedan admirarlas.

Fotos: José Cordero