4 noviembre, 2015

Pekín

Casi el 75% de la producción de electricidad en China sigue dependiendo del carbón
Casi el 75% de la producción de electricidad en China sigue dependiendo del carbón

China infravaloró durante años su consumo de carbón y usó miles de toneladas más de lo que anunciaba, según nuevas cifras revisadas por las autoridades, un anuncio que podría complicar las negociaciones de la cumbre del clima de París.

Los nuevos datos de la oficina nacional de estadísticas (BNS) desveladas el miércoles por el New York Times, indican que China consumió anualmente muchos más de lo que anunciaba.

La corrección, que figura en un informe anual de energía del gobierno consultado por la AFP, supone un aumento enorme: en 2012, por ejemplo, el consumo de carbón en China habría sido 4.120 millones de toneladas, y no 3.530 millones de toneladas, es decir un 17% más.

Esta cifra equivale a más del 70% del consumo anual de carbón en Estados Unidos y supone emisiones de CO2 superiores al volumen anual de un país como Alemania.

Las cifras oficiales estaban infravaloradas desde el año 2000 pero la diferencia entre las cifras publicadas y las reales ha ido aumentando con los años.

Estos datos llegan a pocos días de que empiece la conferencia del clima de París. China está considerada responsable del 25% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

La BNS no quiso comentar la revisión de los datos pero los analistas critican la fiabilidad de sus estadísticas, en particular sobre el crecimiento y el empleo. Por eso muchos expertos consideran que la revisión de las cifras de consumo de carbón no son una sorpresa.

"Tras el ajuste los datos de la BNS son más fiables", aseguró Zhou Fengqi, un experto de la agencia gubernamental chinal de planificación (NDRC). "Desde hace tiempo hemos constado las importantes diferencias entre las cifras del BNS y las de la federación profesional de los productores de carbón", dijo a la AFP.

Por su parte Song Guojun, un profesor de la Universidad del Pueblo de Pekín, indica que la complejidad de los datos podría explicar la diferencia.

"En China el carbón está en todas partes. A nivel de los distritos y de las ciudades hay muchos usos distintos del carbón que sólo se tomaban en cuenta en las estadísticas locales", explicó.

Casi el 75% de la producción de electricidad en China sigue dependiendo del carbón (todavía se están construyendo nuevas centrales) y también se usa para la calefacción.

En setiembre, la agencia estadounidense de información energética (EIA) ya advirtió tras analizar las cifras oficiales que el consumo real de carbón en China entre 2000 y 2013 fue un 14% más cara de lo que Pekín había anunciado.

Estos datos van en contra de la voluntad de las autoridades chinas de desarrollar un modelo económico más sostenible y de reducir su dependencia de las industrias tradicionales.

"El desarrollo verde es un paso obligado" para reestructurar la economía china "y también es una deuda que tenemos con la humanidad", dijo el martes el primer ministro chino Li Keqiang.

China prometió que sus emisiones de CO2 llegarían a su punto máximo en 2030 y el lunes acordó con Francia impulsar un texto jurídicamente vinculante en la conferencia de París.

Tras conocerse la revisión de las cifras, el presidente francés François Hollande aseguró este miércoles que los acuerdos siguen en vigor y que China "está haciendo un esfuerzo de transparencia".

Etiquetado como: