Por: Michelle Soto 14 octubre, 2014

"Cambiar la manera de vivir para frenar el cambio climático y proteger el medio ambiente no tiene que implicar solamente sacrificios. En ese enfoque de buscar la felicidad por la vida de consumir más, tampoco nos está haciendo felices", comentó Yoriko Yasukawa, representante de PNUD en Costa Rica.

En este sentido, el cambio climático puede verse como una oportunidad para generar nuevos emprendimientos y con estos, nuevos empleos.

"Hay que verlo también como una oportunidad en el sentido de que estamos obligados a pensar en cómo hacer las cosas. Muchas de las innovaciones pueden traer oportunidades incluso para la economía", dijo Damiano Borgogno, oficial del programa de cambio climático en PNUD-Costa Rica.

Los parques podrían atraer a fabricantes de paneles solares, según el Gobierno. Aquí una instalación de ellos en Atenas, Alajuela. | LUIS NAVARRO/ARCHIVO
Los parques podrían atraer a fabricantes de paneles solares, según el Gobierno. Aquí una instalación de ellos en Atenas, Alajuela. | LUIS NAVARRO/ARCHIVO

Borgogno puso de ejemplo a Bogotá. La capital colombiana está apostando por una flota de taxis basada en carros eléctricos. "La lógica detrás es atraer a la industria de carros eléctricos a esta ciudad, entonces los mecánicos empiezan a formarse y así se va perfilando una nueva fuente de empleo. Claro, eso vale hoy en día. Si lo hacemos dentro de 60 años, pues ya no tiene mucho sentido", declaró.

Según PNUD, Costa Rica es el primer país donde el Estado elabora una certificación de carbono neutralidad para organizaciones y empresas.

"La marca C-neutral permitirá satisfacer una creciente nueva demanda de los consumidores para prácticas y productos climáticamente y ambientalmente sostenibles, facilitando la penetración de productos costarricenses en nuevos mercados internacionales y fortaleciendo el posicionamiento de la marca país de Costa Rica", señaló PNUD en el informe que acompaña a las 10 simulaciones fotográficas realizadas por el Centro de Tecnología y Artes Visuales (Cetav) con base en los escenarios climáticos para el 2080 elaborados por el Instituto Meteorológico Nacional (IMN).

Para Yasukawa, las alianzas público - privadas también hay que verlas como una oportunidad. El sector privado brinda el capital semilla y el Estado ofrece las condiciones para ejecutar esa inversión, esto no solo dará eficiencia a las iniciativas sino que pueden proveer emprendimientos en áreas innovadoras.

"También se generaría empleo. Es una forma de dinamizar la economía", manifestó Yasukawa.