Privados de libertad construyeron el mobiliario para que familias hagan pícnic

 2 septiembre, 2016
Esta semana, voluntarios de la empresa Walmart instalaron las mesas. | CORTESÍA SCOTIABANK
Esta semana, voluntarios de la empresa Walmart instalaron las mesas. | CORTESÍA SCOTIABANK

Los árboles que fueron sustituidos por especies autóctonas en el Parque Metropolitano La Sabana, regresaron a ese espacio capitalino, solo que lo hicieron en forma de 60 mesas de pícnic.

La madera de muchos de los eucaliptos cortados, fue aprovechada por privados de libertad del Centro de Atención Semiinstitucional San Luis, en Santo Domingo de Heredia, para fabricar este mobiliario. Anteriormente, ellos también habían construido basureros y rótulos con esa materia prima.

La instalación de las mesas se llevó a cabo el martes pasado y estuvo a cargo de 100 voluntarios de la empresa Walmart, quienes, además de fijarlas con concreto y varillas, aplicaron selladores y barniz especial para exteriores.

El programa de rearborización de La Sabana ya lleva seis años. Se trata de una iniciativa impulsada por el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) y el Scotiabank, con apoyo del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), el Ministerio de Justicia y Paz, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y Preserve Planet.

El objetivo era sustituir las plantas exóticas como eucaliptos, pinos y cipreses, por nativas, y así devolverle funciones ecológicas a este parque urbano. La meta es completar la siembra de 5.000 árboles para el 2018.

Entre las especies sembradas en estos años se encuentran ceiba, candelillo, ronrón, ojochillo, nazareno y guayacán real, entre otras.

Cuidado. Con motivo de la colocación de las mesas, Rocío Zamora, gerenta de Relaciones Públicas de Scotiabank, hizo un llamado para que las personas que visiten La Sabana cuiden el mobiliario y los nuevos árboles, pues ya se han registrado denuncias de daños y sustracciones.

“Nuestra misión es recuperar y mantener la seguridad de La Sabana, al igual que su funcionalidad ecológica. Este año, alcanzamos un 74% de avance según el plan original de intervención, y aún nos quedan dos años más de trabajo”, dijo Zamora.

Según ella, al renovar el parque, “también se busca contribuir con la formación ciudadana, apoyar la conservación de la biodiversidad y dar énfasis al valor de lo autóctono como parte de una identidad nacional”.