Países trabajarán en un acuerdo para gobernar las aguas internacionales

Por: Michelle Soto 22 junio, 2015
Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 85% de las reservas de peces están explotadas o sobreexplotadas. | EDWAR HERREÑO/ UNDERSEAHUNTER GROUP /MARVIVA PARA LN
Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 85% de las reservas de peces están explotadas o sobreexplotadas. | EDWAR HERREÑO/ UNDERSEAHUNTER GROUP /MARVIVA PARA LN

El 64% de los océanos del mundo están fuera de la jurisdicción de los países, por lo que nadie regula su uso ni tampoco vela por su protección.

Esa situación está a un paso de cambiar. La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) aprobó una resolución que da luz verde a la elaboración de un acuerdo para asegurar la conservación y uso sostenible de la biodiversidad en altamar o aguas internacionales.

Los océanos proveen la mitad del oxígeno que se respira y absorben el 30% del dióxido de carbono que se emite a la atmósfera. Absorben el 80% del calor adicional que la humanidad ha generado desde la Revolución Industrial, de acuerdo con datos de High Seas Alliance .

Asimismo, suplen más del 16% de la proteína animal requerida por la población mundial.

Sin embargo, la altamar está deteriorada debido a la falta de gobernanza, la sobreexplotación y la contaminación.

De lograrse ese acuerdo legalmente vinculante, se podrían tomar medidas como creación de áreas marinas protegidas, evaluaciones de impacto ambiental, regulaciones al acceso de los recursos genéticos marinos, así como promoción del desarrollo de capacidades y transferencia de tecnología.

“Estamos en un momento crítico para consolidar cambios en la conservación y la gestión de los recursos marinos en áreas fuera de las jurisdicciones nacionales, y por eso estamos seguros de que la comunidad internacional y los líderes en Naciones Unidas aprovecharán esta oportunidad histórica para garantizar la sostenibilidad de nuestro océano, que se traduce, a su vez, en nuestro propio bienestar”, destacó Mariamalia Rodríguez, quien es la coordinadora del Programa de Alta Mar de la Fundación MarViva .

Inicio del camino. La resolución adoptada por las Naciones Unidas honra lo acordado en Río +20 , conferencia realizada en el 2012.

Este es el primer paso del camino hacia el acuerdo. Lo que sigue es una fase preparatoria de dos años (2016 y 2017) en la que los países definirán qué se incluirá en este tratado.

Posteriormente, se convocará a una conferencia intergubernamental para la negociación del nuevo acuerdo. Esto podría suceder en el 2018. “El proceso puede estar en sus primeras etapas, pero el compromiso asumido por los líderes mundiales no debe ser subestimado. Los miembros de Naciones Unidas han llegado a un acuerdo sobre la protección de la vida marina en altamar. Ahora es el momento de identificar el marco jurídico adecuado para garantizar que dicha protección sea una realidad”, manifestó Elizabeth Wilson, directora de Política Internacional de Océanos en Pew Charitable Trusts.