Se le decomisaron anillos, pulseras, aretes y otros bienes valorados en ¢300.000

Por: Hugo Solano 30 abril, 2014

Funcionarios de la gerencia de Vida Silvestre y del Programa Marino-Costero del Área de Conservación Pacifico Central (Acopac) decomisaron recientemente 82 piezas elaboradas a base de caparazón de tortuga carey (Eretmochelys imbricata), con un valor aproximado a los ¢300.000 y denunciaron al artesano implicado.

Se trata de pulseras, peinetas, anillos y aretes que se comercializaban en la zona del paseo de los Turistas, Puntarenas.

Según un comunicado de prensa del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), este tipo de actividad incentiva la matanza de tortugas, provocando que en la actualidad la población de tortugas carey se encuentre altamente amenazada y en cantidades mínimas.

Además de perder los artículos valorados en ¢300.000 el artesano que los tenía quedó denunciado ante la fiscalía y podría afrontar fuertes multas.
Además de perder los artículos valorados en ¢300.000 el artesano que los tenía quedó denunciado ante la fiscalía y podría afrontar fuertes multas.

El artículo 18 de la Ley de Conservación de la Vida Silvestre prohíbe en todo el territorio nacional el comercio y el trasiego de las especies de flora y fauna silvestres, continentales e insulares, así como sus productos y subproductos, por lo que la venta de productos a base de carey se considera ilegal.

Además este especie está en la lista de especies en peligro de extinción de la Convención Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora (Cites) y se encuentra dentro de la lista roja en estado crítico para la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Según Joaquín Calvo, coordinador del operativo, se asistió con un biólogo marino para certificar que lo decomisado era de carey y se pasó a la Fiscalía de Puntarenas a un artesano de apellido Rodríguez, quien podría afrontar penas de hasta tres salarios base por la venta ilegal. Cada salario base que el Poder Judicial estipula para efectos penales es de ¢399.400.

Una vez que la Fiscalía concluya el caso se le va a pedir lo decomisado para fines didácticos, es decir, para que los artesanos y los ciudadanos aprendan a diferenciar el carey de otros productos y de esta forma combatir la comercialización, afirmó Calvo.

El Sinac pide a la población costarricense colaborar con la conservación de esta tortuga, mediante la no adquisición de productos de este tipo o denunciando su venta a los números telefónicos 2416-7068, ext. 102 ó al 83-81-7144.