El mayor incremento de la escasez mundial de agua podría pasar cuando la temperatura global aumente entre 2oC y 3o C por encima de los niveles preindustriales

Por: Carolina Ruiz Vega 18 diciembre, 2013
sequía, cambio climático
sequía, cambio climático

San José

El cambio climático, producto de las emisiones de gases de efecto invernadero, pondrá a 40% más personas en riesgo de escasez absoluta de agua y a un 15% adicional de la población mundial en riesgo de una disminución severa de los recursos hídricos.

Así lo afirma un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), donde se explica que “los recursos hídricos renovables se verán afectados por los cambios proyectados en los patrones de precipitación, temperatura y otras variables climáticas”, al tiempo que cambios poblacionales futuros aumentarán la demanda sobre los recursos cada vez menos disponibles.

"El mayor incremento de la escasez mundial de agua podría pasar cuando la temperatura global aumente entre 2oC y 3o C por encima de los niveles preindustriales. Esto es algo que se experimentará en las próximas décadas a menos de que las emisiones se eliminen", dijo el autor principal del estudio, Jacob Schewe, en el sitio del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK).

El problema es que limitar la temperatura mundial a ese rango se ve cada vez menos posible, según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

El consumo de agua promedio mundial por persona y año es de al menos 1.200 metros cúbicos
La escasez de agua absoluta se define como menos de 500 metros cúbicos disponibles por año y persona

Problemas asociados. La seguridad alimentaria depende de la irrigación por lo que “la escasez de agua es una amenaza importante para el desarrollo humano”.

Además, muchos de los procesos de producción industrial requieren grandes cantidades de agua, por lo que la falta de este recurso en algunas regiones dificulta el desarrollo económico.

Sin embargo, un aumento de la precipitación también es un reto porque el agua adicional puede causar inundaciones, interrupciones o daños en la infraestructura y otros problemas.

El estudio afirma que la reducción del recurso hídrico será desigual en distintas partes del mundo.

“Por ejemplo, en el Mediterráneo, Oriente Medio, el sur de los EE.UU., y el sur de China muy probablemente veremos una disminución pronunciada de agua disponible, mientras que al sur de la India, oeste de China y partes de África oriental podríamos ver un aumento sustancial”, aseguran los investigadores.

Etiquetado como: