Se pretende convertir al parque metropolitano en un refugio para especies de fauna local

Por: Monserrath Vargas L. 14 junio
El proyecto de rearborización de La Sabana inició hace siete años.
El proyecto de rearborización de La Sabana inició hace siete años.

La Sabana continúa su proceso de rearborización con la extracción de 280 árboles enfermos.

Este es el sétimo año de una intervención que finalizará en 2018.

Luego de ese proceso, el objetivo será que el parque se convierta en un refugio para especies de fauna local y también en un muestrario de la flora costarricense.

Los impulsores del proyecto son el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) y el Scotiabank, quienes también cuentan con el respaldo del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) y del Instituto de Investigaciones Forestales de la Universidad Nacional.

La extracción se efectuará en el área de canchas, así como en los bordes de la Ruta 27 cercanos a la Federación Costarricense de Ciclismo (FECOCI) y en los alrededores del Museo de Arte Costarricense (MAC).

En el proceso se utilizan cables y maquinaria que facilita la caída dirigida y posterior traslado de la madera. Así se disminuye el impacto sobre la masa vegetal y el suelo, indicaron los impulsores del proyecto.

Entre agosto y noviembre del 2017 se sembrarán en este espacio capitalino 600 árboles.

"Cada año contamos con varios grupos de asociaciones y diferentes empresas que se suman al esfuerzo de recuperación de La Sabana. Esto es fundamental para dar a conocer el proyecto y para vincular a la población con el trabajo que realizamos. Este año, tendremos siete fechas y ya estamos coordinando con las empresas interesadas", aseguró Lisseth Villalobos, de Gestión de Proyectos del ICODER.

El proyecto se propuso desde sus comienzos la meta de sembrar 213 especies costarricenses nativas; sin embargo, desde el año pasado sobrepasó ese objetivo con 223 especímenes.

Esta iniciativa también se ha propuesto reducir el riesgo para los visitantes de La Sabana, evitando la caída de ramas de árboles enfermos.