Por: Michelle Soto 4 febrero, 2015
Hace un año, la niña Montserrat Ramírez se refrescó en el Parque de Diversiones. | ARCHIVO
Hace un año, la niña Montserrat Ramírez se refrescó en el Parque de Diversiones. | ARCHIVO

El 2014 ha sido el año más caliente desde que se llevan registros al respecto; superó en temperatura al 2005 y al 2010.

Así lo confirmó la Organización Meteorológica Mundial (OMM), organismo de las Naciones Unidas que ya había adelantado su sospecha durante la cumbre del clima (COP20 Lima), realizada en diciembre pasado.

En el 2014, la temperatura media del aire sobre la superficie terrestre y la superficie del océano fue 0,57 grados Celsius (°C) superior al promedio.

La OMM utiliza como referencia la temperatura media registrada en el periodo comprendido entre 1961 y 1990, la cual se estableció en 14 °C.

Comparación. Antes, los años más calientes habían sido el 2005 y el 2010. En el 2005 se reportó una temperatura 0,54 °C superior a la media, mientras que en el 2010 fue 0,55 °C superior.

“El 2014 es, en valores nominales, el año más caluroso jamás observado, aunque hay muy poca diferencia entre los tres años más calurosos”, dijo Michel Jarraud, secretario general de la OMM.

Jarraud hizo notar que la temperatura de los océanos fue alta en el 2014, eso en ausencia del fenómeno climatológico El Niño, que se caracteriza por un calentamiento anormal de las aguas superficiales del océano.

Para su análisis, la OMM se basó en las bases de datos del Centro Hadley, de la Oficina Meteorológica y la Unidad de Investigación Climática del Reino Unido, así como la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de Estados Unidos.

Con este récord alcanzado el año pasado, 14 de los 15 años más calurosos de la historia se han dado en este siglo. “Prevemos que el calentamiento global siga, debido al aumento en el nivel de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera, pues el contenido calórico de los océanos va en alza”, dijo.

El incremento de los GEI, por la quema de combustibles fósiles, impide que el calor escape y este permanece por más tiempo en la atmósfera. Ese calentamiento global, en el largo plazo, ocasiona el cambio climático.

Este reporte de la OMM adquiere importancia, ya que la próxima semana se reunirán –en Ginebra (Suiza)– quienes negocian el nuevo tratado sobre el clima , universal y vinculante, que sustituirá al Protocolo de Kioto en el 2020.

La reunión en Ginebra forma parte de la ruta a la cumbre del clima (COP21), que se realizará en la ciudad de París, en Francia, en diciembre de este año.