23 junio

Moín, Limón

Un total de 154 tortuguitas de la especie baula fueron liberadas por escolares, biólogos y voluntarios en playa Moín, en Limón, con la esperanza de que las hembras vuelvan a anidar en este lugar dentro de unos años y así continuar con el ciclo de la vida.

Estas tortugas nacieron en el centro de rescate construido por la empresa APM Terminals contiguo a la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM). Allí, un equipo de biólogos del Centro Científico Tropical (CCT) resguardan los huevos para evitar el saqueo por parte de personas y animales (como perros) y reubican nidos que las tortugas dejan muy cerca de la línea de marea.

Aparte de baula, este año se rescató un nido de tortuga carey, que también está en peligro de extinción. Otra especie que llega a desovar a este sitio es la tortuga verde.

En este centro de rescate también se rehabilitan tortugas enfermas cuando requieren asistencia, antes de ser devueltas a su hábitat.

Diariamente, durante la temporada de desove, biólogos, miembros de la Fuerza Pública de Limón y voluntarios recorren los 18 kilómetros de playa para rescatar la mayor cantidad de nidos posibles, los cuales reubican en el vivero. Allí, cada nido es monitoreado hasta su eclosión.

"El primer año fue muy difícil, pero hoy podemos decir que, con ayuda de las partes involucradas, hemos recuperado la playa de los hueveros. De 10 nidos, en este momento rescatamos ocho", comentó Erick Alguera, de CCT.

Como parte de esta iniciativa, escolares de la zona y vecinos reciben capacitación para que aprendan a cuidar a estos animales. La idea, a futuro, es que sea la comunidad la que llegue a asumir por completo el programa.

En lo que va del 2017, se han protegido 226 nidos y se han liberado 810 neonatos.