Estudio concluyó que, aunque las celebridades pueden crear conciencia sobre problemas de salud contando sus historias personales, es necesario acompañar estos mensajes con otros que permitan ayudar al público a comprender y utilizar mejor la información.

Por: Carolina Ruiz Vega 30 diciembre, 2013
Angelina Jolie.archivo/AP
Angelina Jolie.archivo/AP

La noticia sobre la doble mastectomía preventiva de Angelina Jolie acaparó titulares y la atención de diversas personas a nivel mundial.

Sin embargo, el haber creado conciencia no se tradujo en haber aumentado el conocimiento sobre el riesgo del cáncer de mama.

Esta es la conclusión de una encuesta hecha por investigadores de la Universidad de Maryland entre más de 2.500 estadounidenses.

En ella se vio que 75% de los encuestados eran conscientes de la historia de la actriz, pero menos del 10% sabían sobre la mutación del gen BRCA que Jolie lleva y sobre el riesgo de desarrollar cáncer de pecho en una persona típica.

"Se siente como si hubiera sido una oportunidad perdida para educar al público sobre esta compleja situación de salud”, dijo la autora principal del estudio, Dina Borzekowski, en el sitio de la universidad.

Aunque poco común, las mujeres con mutaciones nocivas en cualquiera de los genes BRCA1 o BRCA2 tienen un riesgo de cáncer de mama que es aproximadamente cinco veces el riesgo normal, así como un riesgo de cáncer de ovario de diez a treinta veces más de lo normal.

Además, la exposición a la historia de Jolie se asoció con una mayor confusión, en lugar de más claridad, acerca de la relación entre una historia familiar de cáncer y el riesgo de desarrollar esa enfermedad.

Alrededor de la mitad cree incorrectamente que la falta de antecedentes familiares se asocia con un menor riesgo de cáncer.

“Muchas mujeres sin antecedentes familiares desarrollan cáncer de mama cada año. Es importante que las mujeres no se sientan falsamente tranquilas por carecer de un historial familiar en este sentido”, dijo Debra Roter, coautora del estudio.

Etiquetado como: