Centros educativos quieren motivar esa pasión con iniciativas, como el Día de las Mujeres Programadoras, este sábado

Por: Marcela Cantero 8 agosto, 2015

¿Cómo lograr más mujeres en las ciencias y la tecnología? Centros educativos y empresas como Intel pretenden darle vuelta a esa realidad desde las aulas, empezando con preguntas esclarecedoras como "¿por qué es rosado un color para los vestidos de fiesta de las niñas?" "¿Pueden usar las niñas ropa también de tono celeste?"

Motivar a los escolares a ver el mundo sin distinción de colores es el objetivo de las preguntas lanzadas por educadoras de primaria del Colegio Metodista a un grupo de sus alumnos.

"Queremos empoderar a las niñas para desarrollar sus intereses y vocación rompiendo lo socialmente esperado de las mujeres", explicó la directora de primaria de ese centro privado, Isabel Montero.

Su proyecto, Ingenio para armar tu futuro, comenzó a finales de abril con los 75 alumnos de quinto grado de ese centro privado, hombres y mujeres de 10 años, en una iniciativa desarrollada con Intel de Costa Rica y la Asociación para el Liderazgo y Ascenso Social (ALAS).

Formación para los docentes, clases con dinámicas para derribar estereotipos en el aula, más visitas programadas de ingenieros de Intel que enseñan jugando, conforman la estrategia de esa iniciativa.

Más esfuerzos. Una meta similar persigue el centro Blue Valley School, en Escazú, el cual participará en el Girls Day of Code o Día de las Mujeres Programadoras, este sábado 8 de agosto.

La actividad es convocada por organizaciones no gubernamentales internacionales que apoyan la equidad de género en ciencias, ingenierías, matemática y tecnología.

Mediante una conexión simultánea, este sábado habrá alumnas de 6 a 14 años de 13 centros educativos de Estados Unidos, más uno de Irlanda y el Blue Valley School de Costa Rica.

La profesora del centro costarricense, Amanda Bolton, explicó que las estudiantes realizarán talleres de programación acompañados por profesores del mismo centro educativo.

En el Blue Valley School, las escolares estarán acompañadas por Mariana Quesada, una adolescente quien realizó una pasantía en la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, siglas en inglés).

Con 19 años, Mariana busca impulsar a las niñas a convertirse en jóvenes tecnológicas, dado que ella estudia la carrera de ingenería industrial en la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología.

Mariana, vecina de San Rafael Abajo de Desamparados, es exalumna del Colegio Cedes Don Bosco, donde participó y ganó la Feria Nacional de Ciencia y Tecnología.

"Cuando hablo con las chicas soy honesta, ingresar a las ciencias y las tecnologías es difícil, pero no imposible. Tampoco se trata de que estas áreas sean superiores a otras carreras, como maestras, modelos, expertas en cocina", dijo la joven, en entrevista vía telefónica.

"Las niñas son mi audiencia favorita, yo pasé por ese camino, me parece importante formentar las vocaciones en la niñez porque en el colegio ya tiene uno mucho formado y, bueno, es una edad difícil", agregó.

La futura ingeniera está convencida de que se debe perder el miedo a las matemáticas, ciencias y demás retos en estos campos del conocimiento.

"Algunas amigas les iba tan mal en matemática, entonces, creían que no podían ser ingeniera; pero, eso no cierto, equivocarse no es malo: uno está aprendiendo, ese es mi mensaje; no forzarlas en sus intereses, pero sí experimentar en campos donde las mujeres damos un gran aporte", insistió.

La joven fue una de las seis protagonistas de una película llamada Big Dream, producción que pretende motivar a niñas y jóvenes a decidirse por carreras relacionadas con ciencia, tecnología, ingeniería y matemática.

Disparidad en cifras. Despertar vocaciones de niñas en las áreas mencionadas resulta clave cuando se analiza la inequidad en la participación de las mujeres, en Costa Rica.

Solo basta con revisar algunos datos recientes:

-Enseñanza técnica: por cada 100 hombres matriculados en carreras relacionadas con la industria hubo tan solo 52 mujeres, en el 2011.

-Universidades: solo un 34% del total de estudiantes matriculados en el Instituto Tecnológico de Costa Rica correspondía a mujeres, frente a un 64% de varones, según un promedio para el período 2012-214.

-Graduados: un 70% de los graduados en ciencias básicas y en ingenierías eran hombres del total de egresados de las universidades públicas y privadas de Costa Rica, en el 2012.

-Empresas de tecnología: en Intel Costa Rica, las mujeres representan un 23% del equipo de Tecnologías de Información y Centro de Investigación y Desarrollo de esa compañía, la cual anunció su meta de aumentar este número, en marzo de este año.

Sin embargo, en medio de las anteriores estadísticas, surge un dato alentador:

-Investigación: un 44% de los investigadores en Costa Rica son mujeres, un dato por encima del promedio mundial de un 30%.

La Nación extrajo los datos de diferentes reportes, como el Informe de indicadores nacionales de ciencia, tecnología e innovación 2013, dado a conocer por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, a principios de julio.

Estadísticas del Consejo Nacional de Rectores (Conare) incluidas en el Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, presentado en febrero de este año.