Estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cambridge

Por: Andrea González Mesén 21 agosto, 2014

Las madres que desde el primer momento del embarazo están dispuestas a dar de mamar a sus hijos tiene un 50% menos de posibilidades de padecer de depresión luego del parto, en comparación con aquellas que planean no hacerlo.

Así lo concluye un estudio realizado en la Universidad de Cambridge, Inglaterra, por investigadores de Reino Unido y España, y en la que participaron cerca de 14.000 madres.

María Iacovou, investigadora y miembro del departamento de Sociología de Cambridge, asegura que se logró concluir que la lactancia también genera beneficios en la salud mental de las madres.

Según los expertos las madres que planeaban amamantar y por distintas razones no lo lograron son dos veces más propensas a padecer depresión que aquellas madres que no habían planeado.

Dar de mamar puede reducir los niveles de depresión de la madre luego del parto.
Dar de mamar puede reducir los niveles de depresión de la madre luego del parto.

La relación entre la lactancia materna y la depresión en las mujeres se incrementa cuando el destete se da antes de las ocho semanas de bebé y en menor medida cuando este llega a los ocho meses.

A diferencia de otras investigaciones, en esta ocasión se evaluaron las condiciones de salud preexistentes de la madre como la situación socioeconómica y relación sentimental, que podrían incluir en la salud mental.

Los investigadores concluyeron que la no lactancia se puede presentar por aspectos biológicos y psicológico que afectan tanto a la madre como al desarrollo cognitivo, social y físico del menor.

El estudio estima que un 13% de las mujeres en el mundo experimentan depresión posparto dentro de las 14 semanas después de dar a luz. Mientras que en el periodo prenatal o tres meses después del parto un 19% puede sufrir de este mal.