19 octubre, 2015
El primer perro (canis lupus familiaris) fue domesticado hace 15.000 años en Asia Central (Nepal y Mongolia) procedente de lobos.
El primer perro (canis lupus familiaris) fue domesticado hace 15.000 años en Asia Central (Nepal y Mongolia) procedente de lobos.

Miami

Los perros se convirtieron en el mejor amigo del hombre en el centro de Asia, específicamente en lo que hoy es Nepal y Mongolia, revelaron científicos este lunes.

Los canes evolucionaron de lobos grises euroasiáticos hace al menos 15.000 años, pero hasta ahora se discute cómo dieron el histórico salto que los llevó de cazar en jaurías nómadas a sentarse mimosamente junto a sus amos humanos.

Con la idea de resolver este viejo misterio sobre cómo los perros acabaron domesticados, el estudio publicado en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences afirma "ser la mayor investigación que se haya hecho en el mundo sobre la diversidad genética canina".

El equipo de investigación, liderado por Adam Boyko de la Universidad de Cornell, analizó más de 185.800 marcas genéticas en los cromosomas y el ADN mitocondrial de más de 4.600 perros, de los cuales: 165 son de raza y de más de 540 son perros callejeros provenientes de 38 países.

Esos análisis, que revelaron una mayor diversidad genética entre los perros callejeros que entre los pura sangre, sugieren que esos animales probablemente fueron domesticados en Nepal y Mongolia", señala el estudio.

"Los perros domésticos se pueden haber originado en Asia central y luego extendido al este asiático y más allá", mencionó el estudio.

Numerosas poblaciones caninas en Egipto, Vietnam e India muestran pocos rasgos de descendencia de perros europeos. Por el contrario, los perros callejeros del sur del Pacífico, América Central y del Sur y las Antillas tienen orígenes claramente europeos.

Algunos arqueólogos ya suponían desde hacía tiempo que los perros domésticos se originaron en Asia central, pero faltaban estudios genéticos que lo corroboraran.

No obstante, se necesitan más estudios para confirmar este hallazgo y determinar si estos perros tempranos simplemente se alimentaban de los restos de comida de los cazadores-recolectores, o si los asistían en sus cacerías.

Etiquetado como: