31 octubre, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 8

Bajo índice glucémico. Aunque todos los carbohidratos suben el azúcar en la sangre (y la producción de la hormona insulina), su efecto es variable.

El índice glucémico clasifica los carbohidratos según su efecto en el cuerpo, y es utilizado por muchos nutricionistas.

Esta dieta, basada en el índice, aconseja consumir solo aquellos alimentos que tengan un bajo valor en la escala como lentejas, garbanzos y frutas como ciruela en lugar de pan, papa y sandía. Los alimentos con un bajo índice glicémico por lo general tienen más fibra, la cual ayuda a satisfacer por más tiempo porque el cuerpo la procesa más lentamente. Se recomienda a personas con condiciones especiales.

Efectos: Ofrece saciedad por más tiempo, por lo que podría hacer que la persona coma menos. Un análisis de 37 estudios asocia alimentos de bajo índice glucémico con un menor riesgo de padecer males cardíacos, diabetes y cánceres.

Atkins. Ha sido controversial a través de las décadas, pero todavía tiene bastante seguidores. Esta dieta propone reemplazar los carbohidratos (arroz, maíz o alimentos a base de harina) y vegetales harinosos (papa, yuca y camote) por proteínas y grasas.

Según Robert Atkins, doctor estadounidense que la desarrolló, la grasa es una fuente más estable de energía que los carbohidratos. Esta dieta se apoya en la teoría de que al consumir lípidos (grasas) no se produce la hormona insulina, la cual inhabilita al cuerpo para quemar grasa acumulada. Una nueva versión de la dieta Atkins cambia las carnes rojas por proteínas vegetales (principalmente de soya y gluten) para una opción vegetariana.

Crítica: hay poca evidencia para afirmar que una dieta baja en carbohidratos sea efectiva a largo plazo. El alto consumo de grasa puede aumentar los triglicéridos y el colesterol.

South Beach. Creada por un cardiólogo de Miami, al sur de Estados Unidos, esta dieta combina principios de los planes bajos en carbohidratos (como Atkins) y de bajo índice glucémico. Mientras que Atkins deja comer cualquier tipo de proteína, incluso tocineta, la dieta de South Beach privilegia las carnes blancas. La dieta consta de dos fases: en la primeras dos semanas se prohíben las pastas, frutas, pan, cereales, arroz, pasta, maíz y vegetales harinosos; en la segunda fase se reintroducen algunas frutas, vegetales y también carbohidratos con bajo valor en el índice glucémico.

Propone comer pequeñas porciones y meriendas. Prohíbe el alcohol, grasas saturadas y trans, así como proteínas altas en grasa.

Efectos: dice tener beneficios cardíacos, disminuir los antojos, una rápida pérdida de peso inicial, pero nutricionistas consultadas por La Nación no la recomiendan.

Mediterránea. Más que una dieta es un estilo de vida. No existe un único plan por seguir, sino que brinda una guía sobre qué comer, basándose en los hábitos de las personas en la costa mediterránea (Italia, España y Grecia). Incentiva el consumo de alimentos que sean frescos y sin procesar, como vegetales, frutas, frijoles, granos enteros, almendras, aceitunas.

Además, incorpora en las comidas aceite de oliva extravirgen, quesos frescos, así como yogur, pescado, huevos y vino. Restringe: frituras, azúcar y dulces, proteínas rojas, grasas saturadas y también trans. Promueve: alimentos frescos (vegetales y frutas), sin procesar, granos enteros, almendras, aceitunas, aceite de oliva extravirgen, ejercicios.

Efectos: disminuye los riesgos de sufrir ataques cardíacos, diabetes y algunos tipos de cáncer. Ayuda a regular la presión alta y el azúcar en la sangre.

Vientre plano. Promete una pérdida de peso de casi siete kilos siguiendo un plan alimentario de 32 días. En los primeros cuatro días, considerados de "desintoxicación", se consumen entre 1.200 y 1.400 calorías diarias con 2 litros de una mezcla líquida de agua, especies, hierbas, cítricos y pepino.

Para el resto de los 28 días, se sigue una dieta de 1.600 calorías: se recomienda comer cada cuatro horas alimentos saludables que tengan menos de 400 calorías.

La particularidad de esta dieta es que dicta comer una grasa monosaturada en cada comida. Los alimentos que las ofrecen son destacan nueces, semillas, aguacate, chocolate negro y aceite de oliva. Promueve: ejercicio, consumo de grasas monosaturadas, periodos fijos entre comidas, porciones controladas.

Con la pérdida de peso, se pierde grasa del abdomen.

4 días.Esta dieta es para las personas que se aburren rápidamente. Se trata de un plan alimentario con siete módulos de cuatro en los que se varían las categorías de comidas y ejercicios. Se empieza comiendo frutas, hortalizas, frijoles, yogur y leche.

Luego, se permite agregar pescado y alimentos con fibra. La tercera fase es intensiva en proteínas y baja en carbohidratos, para después pasar a una fase en que se permite por cuatro días comer lo que quiera en cantidades moderadas.

Los últimos 12 días son más restrictivos, se limita estrictamente el consumo de grasa. Para cada fase, hay una rutina de ejercicios específica. Promueve: rutinas de ejercicio específicas para diferentes tipos de alimentación, cambios rápidos en la alimentación. Restringe: el alcohol. Del paso

Realmente no se trata de una dieta, sino de una guía simple para cambiar los patrones de comida y ejercicio sin un plan de alimentación estricto.

Consiste en caminar diariamente (comenzando con 2.000 pasos diarios hasta llegar a 10.000) y reducir lo que come en un 25%. Por ejemplo, si acostumbra comer una taza de pasta, siguiendo este plan sería tres cuartos. No se restringe ningún alimento, así que si quiere comer un postre, puede hacerlo y luego compensar con la cantidad de pasos necesarios para bajarlo, con base en unas tablas especiales que convierten los "pecados" en pasos.

También se pueden sustituir los pasos diarios por otro tipo de ejercicio: para una mujer, 150 pasos se convierten en 1 minuto de bicicleta.

Ornish (vegetariana). La idea principal de este régimen alimentario es que una dieta vegetariana alta en fibra y baja en grasa puede ayudarle a perder peso. Esta dieta no cuenta calorías, sino que divide los alimentos en tres categorías: los que puede comer siempre, a veces y nunca. Los frijoles, legumbres, frutas, granos y vegetales pueden comerse siempre, en las cantidades que quiera.

Alimentos lácteos bajos en grasa (como yogur bajo en grasa, queso blanco y leche descremada)pueden comerse con moderación. Sin embargo, quienes las practican dicen que las carnes, aceites y grasas, aguacate, semillas y nueces, azúcar y alcohol deben evitarse al máximo.

FUENTE: Health.com, Web MD.

Etiquetado como: