Un ejecutivo completo tiene un buen estado mental, físico y emocional, solo así, se alcanza un trabajo óptimo en la oficina

Por: Marcela Cantero 5 mayo, 2015

¿Quién alcanza el calificativo de un ejecutivo completo? Diferentes expertos presentan sus definiciones, las cuales incluyen siempre calidad de vida.

"Dentro y fuera del trabajo, un ejecutivo completo mantiene el balance físico (dieta sana y ejercicio); salud emocional (tiempo para familia, amigos y pasatiempos) y salud mental (gestión del estrés y mantenimiento de la motivación)”, afirma el experto en desarrollo de carreras, Miguel López.

Así, lo explica el experto en gestión estratégica e innovación del centro IMD de Suiza, Michael Wade”, agregó López.

A finales del 2014, Michael Wade publicó el artículo Are you a complete executive?, en el cual presentó evidencia de que los ejecutivos en buen estado mental, físico y emocional tienen un desempeño superior, toman mejores decisiones y saben transmitir sus ideas a sus equipos.

"El autor comenta que no es fácil ser un ejecutivo completo porque existe una actitud de que los aspectos más blandos de la vida son responsabilidad personal del ejecutivo, y deben ser buscados y logrados fuera de horas de trabajo”, agregó López.

Es importante hallar espacios para liberar la tensión en su agenda de trabajo, en la oficina.
Es importante hallar espacios para liberar la tensión en su agenda de trabajo, en la oficina.

"De hecho, existen escuelas de negocios y universidades culpables de perpetuar estas ideas porque enfocan sus currículo en lo intelectual. y poco en construir el balance mental, espiritual y físico”, detalló el experto sobre los aportes del trabajo de Wade.

De igual forma, López recordó la relevancia de comunicarse en la gestión del talento.

Consejos. "Se debe ‘procurar primero comprender y después ser comprendido’, una lección del libro Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva de Stephen R. Covey”, señaló el consultor.

Esa ‘escucha empática’ implica comprender al otro tanto en su faceta emocional, como intelectual.

"Los líderes deben estar muy atentos al lenguaje corporal de los colaboradores de su equipos; comprender cómo se desenvuelve la persona; saber hacer preguntas correctas y validar lo que se cree haber entendido”, agregó López, como consejos.

El consultor alertó que un líder de carácter pragmático, racional y sumamente objetivo enfrenta más dificultades para desarrollar una sana empatía.

"Es válido cuestionarse y realizar un inventario personal con preguntas básicas: ¿cómo, siendo un líder con excelentes capacidades técnicas, puedo desarrollar la habilidad para motivar e inspirar a otros?”, agregó López, como consejo.

"Esta debe ser una reflexión personal, así como el análisis a conciencia de factores exógenos y, por supuesto, mantener la práctica continua y esforzada para seguir este camino”, finalizó el consultor en carreras.