12 septiembre, 2015
La investigación publicada en la revista Jama Neurology le hizo seguimiento a 332 personas que seguían consumiendo tabaco un año después del diagnóstico, 118 que lo habían dejado en ese mismo periodo de tiempo, y 1.012 que nunca habían fumado.
La investigación publicada en la revista Jama Neurology le hizo seguimiento a 332 personas que seguían consumiendo tabaco un año después del diagnóstico, 118 que lo habían dejado en ese mismo periodo de tiempo, y 1.012 que nunca habían fumado.

Colombia

No dejar el tabaco, aunque exista un diagnóstico de esclerosis múltiple, parece estar asociado con una aceleración de la progresión de la enfermedad, de acuerdo con un estudio sueco.

La esclerosis múltiple es una enfermedad degenerativa y el tabaco es uno de los factores de riesgo conocidos.

La dolencia comienza con un curso inicial de recaídas y empeoramientos irregulares y, por lo general, unos 20 años después, pasa a la fase de enfermedad progresiva.

Por eso, un equipo de la Universidad Karolinska de Estocolmo estudió a 728 pacientes que fumaban al momento del diagnóstico, de los cuales 216 ya había pasado a la segunda fase de la enfermedad.

La investigación publicada en la revista Jama Neurology le hizo seguimiento a 332 personas que seguían consumiendo tabaco un año después del diagnóstico, 118 que lo habían dejado en ese mismo periodo de tiempo, y 1.012 que nunca habían fumado.

Etiquetado como: