2 julio

Moscú.

Eugene Kaspersky espera que el gobierno estadounidense disipe las sospechas persistentes sobre los lazos de su compañía con el Kremlin.
Eugene Kaspersky espera que el gobierno estadounidense disipe las sospechas persistentes sobre los lazos de su compañía con el Kremlin.

La empresa rusa de antivirus Kaspersky ofreció su código fuente al gobierno de Estados Unidos, para que lo examine y se disipen las sospechas sobre los supuestos lazos de su compañía con el Kremlin.

Básicamente, el código fuente es el archivo o archivos con las instrucciones necesarias, realizadas en un lenguaje de programación, que sirve para compilar posteriormente un programa y que puedan ser utilizadas por el usuario de forma directa, tan solo ejecutándolo.

En una entrevista para The Associated Press en la sede de la empresa en Moscú, el director ejecutivo de Kaspersky Lab, Eugene Kaspersky, dijo el sábado que también está dispuesto a trasladar parte de su trabajo de investigación a Estados Unidos si con eso ayuda a contrarrestar los rumores.

Aseguró que las versiones de sus nexos con el gobierno de Vladimir Putin comenzaron hace más de dos décadas por celos profesionales.

"Si Estados Unidos lo necesita, podemos revelar el código fuente. Haré cualquier cosa para probar que no nos comportamos maliciosamente", dijo Kaspersky.

Añadió que también está listo para comparecer ante los legisladores estadounidenses.

Kaspersky es un ingeniero matemático que asistió a una escuela patrocinada por la KGB y que trabajó alguna vez para el Ministerio de Defensa ruso.

Sus competidores lo han señalado como sospechoso desde hace mucho tiempo, especialmente después de que sus productos antivirus se volvieron populares en el mercado estadounidense.

Algunas personas conjeturan que Kaspersky mantuvo sus conexiones con los servicios de espionaje de la era soviética. Otros dicen que es poco probable que su empresa pueda operar de forma independiente en Rusia, donde la economía está dominada por empresas estatales y el poder de las agencias de espionaje se ha expandido drásticamente bajo el mandato del presidente Putin.

El miércoles pasado, el servicio de noticias de la cadena NBC reportó que el FBI visitó al menos a una decena de empleados estadounidenses de Kaspersky en sus casas.

Eugene Kaspersky insistió en que su compañía hace un trabajo exclusivamente defensivo, aunque admitió que algunos gobiernos intentaron empujarlo hacia lo que él llama "el lado oscuro" , como las labores de hackeo.

Insistió en que su empresa nunca cooperaría a sabiendas con operaciones cibernéticas ofensivas de ningún país.

Etiquetado como: