25 noviembre, 2015
Una de las calles de Doha, Catar, inundada tras las lluvias del miércoles.
Una de las calles de Doha, Catar, inundada tras las lluvias del miércoles.

Dubái

El equivalente a un año de lluvias inundó partes de Catar este miércoles, mientras las tormentas de temporada que atravesaban Arabia Saudí inundaron calles en una ciudad en el noroeste de la capital Riad.

El sistema de tormentas nubló los cielos sobre partes de la península arábica, pero golpeó con particular dureza a Doha, la capital de Catar.

En el aeropuerto internacional de Hamad, en Doha, sede de Qatar Airways, cayeron por lo menos 79,5 milímetros de lluvia, de acuerdo con el Departamento Meteorológico de Catar. Usualmente, este país desértico y caliente recibe unos 50 milímetros de lluvia al año.

Los aguaceros inundaron calles y obligaron al cierre de algunas tiendas y centros comerciales en Doha. La prensa local informó de que algunas escuelas y terminaron antes sus clases a causa del temporal. A las 4 p. m., la temperatura estaba a frescos 24 grados Celsius.

En Arabia Saudí, la agencia oficial Saudi Press dijo que fuertes lluvias e inundaciones golpearon a la ciudad de Buraidá, a unos 320 kilómetros al noroeste de Riad, además de la circundante provincia de Qasem.

Autoridades de defensa civil saudí publicaron fotos en Internet de sus agentes rescatando, en barco, a la gente. Otras imágenes en redes sociales mostraron agua correr mientras socavaba calles y a autos atorados en crecidas.

Los usualmente secos países de la península arábica han atestiguado lluvias en días recientes conforme cambian las temporadas a lo largo del Golfo Pérsico.

En Dubái, las nubes oscurecieron el cielo y la lluvia cayó en partes de la ciudad y otras zonas de los Emiratos Árabes Unidos. En el edificio más alto del mundo, Burj Khalifa, en Dubái, la temperatura marcaba 22 grados a las cuatro de la tarde.

Etiquetado como: