Restos del fémur encontrado no pueden someterse a análisis de ADN porque están muy deteriorados

 24 septiembre, 2015
Arqueólogos encontraron en el interior del monasterio Sant'Orsola en Florencia, Italia, huesos que podrian pertenecer a Lisa Gherardini, la mujer de la pintura
Arqueólogos encontraron en el interior del monasterio Sant'Orsola en Florencia, Italia, huesos que podrian pertenecer a Lisa Gherardini, la mujer de la pintura "Mona Lisa" del famoso Leonardo da Vinci.

Italia

Las pruebas científicas realizadas a fragmentos de huesos desenterrados de una tumba en Florencia, Italia, no pudieron determinar si los restos son de una mujer de la era renacentista que algunos creen que sirvió de modelo para la Mona Lisa de Leonardo da Vinci, dijeron investigadores el jueves.

El equipo tiene la certeza de que la noble florentina Lisa Gherardini fue la modelo que posó ante Da Vinci, por lo que centró sus búsquedas en el cementerio del convento donde la mujer vivió sus últimos años, con la esperanza de encontrar su cráneo y que éste permitiera reconstruir la fisionomía de la modelo, para confirmar su identidad.

Tras años de búsquedas en un convento, los expertos tuvieron que conformarse con un trozo de fémur, que no están seguros que sea el de la modelo del cuadro y que además está muy deteriorado como para extraer su ADN.

Los investigadores dijeron el jueves, en una conferencia de prensa en Florencia, que una prueba de carbono 14 realizada a uno de los fragmentos halló que los restos eran compatibles con el periodo. Gherardini murió a los 63 años en 1542, y los investigadores dijeron que según documentos históricos fue enterrada en un convento en Florencia.

"Nuestro mayor problema ha sido el hecho de que los fragmentos estaban muy fragmentados, muy deteriorados", dijo Giorgio Gruppion, jefe del laboratorio de antropología forense de la Universidad de Bolonia. Eso complicó la tarea de determinar el sexo y la edad al momento de muerte así como los análisis de ADN, indicó.

Debido a que no se han encontrado restos de parientes de Gherardini, también fue imposible realizar cualquier comparación de ADN, dijeron los investigadores.

Aun así, el investigador en jefe, Silvano Vinceti insistió en que "las probabilidades de que los huesos le hayan pertenecido son muy altas".

La Gioconda, también conocida como La Mona Lisa, es obra del pintor italiano Leonardo da Vinci. Fue adquirida por el rey Francisco I de Francia a principios del siglo XVI y desde entonces es propiedad del Estado Francés.
La Gioconda, también conocida como La Mona Lisa, es obra del pintor italiano Leonardo da Vinci. Fue adquirida por el rey Francisco I de Francia a principios del siglo XVI y desde entonces es propiedad del Estado Francés.

"Una convergencia de elementos que van desde los exámenes antropológicos a los documentos históricos permite concluir que estos restos son probablemente los de Lisa Gherardini", mencionó Vinceti en la conferencia.

La hipótesis no pudo, sin embargo, ser corroborada mediante análisis de ADN porque el convento era tan húmedo que se deterioraron los esqueletos.

La falta de cráneo también impide que los investigadores reconstruyan la cara del esqueleto y lo comparen con el cuadro de Da Vinci.

Nacida en 1479, Gherardini fue la esposa del comerciante de seda Francesco del Giocondo. Se cree que el mercader encargó a da Vinci que pintara el retrato que ahora está expuesto en el Museo del Louvre de París en 1503.

Tras enviudar, la mujer vivió sus últimos años en un convento en Florencia, donde murió en 1542 y donde probablemente yacen sus restos.

Un artista y biógrafo de artistas del siglo XVI, Giorgio Vassari, escribió que Leonardo pintó un retrato de la esposa de del Giocondo. Durante años, la mujer ha sido vinculada con la "Mona Lisa", conocida en italiano como "La Gioconda".

Los investigadores comenzaron a escavar las tumbas del convento en 2011, con la esperanza de encontrar los restos que correspondieran a la mujer. Las primeras ocho osamentas, que estaban muy bien conservadas, resultaron ser demasiado antiguas para ser de la Mona Lisa.

Las otras cuatro fueron halladas en una fosa común utilizada hasta 1545, y la datación por carbono demostró que al menos una de ellas -de la que sólo quedaban fragmentos del fémur, la tibia y el tobillo- vivió durante el mismo periodo que Lisa Gherardini.

Aunque la ausencia de pruebas concretas puede decepcionar a quienes esperaban confirmar, al fin, la identidad de la Gioconda, otros detectives del arte podrán seguir especulando, entre ellos los que piensan que el pintor italiano utilizó en realidad a un hombre como modelo para su Mona Lisa y los que consideran, incluso, que el cuadro es un autorretrato.

Etiquetado como: