Responsables de esta aplicación defienden su 'cifrado de extremo a extremo'

Por: Monserrath Vargas L. 16 enero
La aplicación WhatsApp fue adquirida por Facebook en 2014.
La aplicación WhatsApp fue adquirida por Facebook en 2014.

El diario británico The Guardian sugirió en una publicación, la semana pasada, que el popular servicio de mensajería instantánea WhatsApp enfrentaría una vulnerabilidad informática que supone riesgos para los usuarios.

El artículo aseguraba que esta aplicación deja abierta una especie de "puerta trasera" por donde se podría acceder a las conversaciones, lo anterior debido al tipo de cifrado, de extremo a extremo, con el que cuenta.

Cada vez que el usuario se cambia de dispositivo o número registrado, así como cuando se desconecta del teléfono, las llaves de cifrado cambian y según The Guardian, esto hace que la información que circula no esté segura.

"El receptor del mensaje no se da cuenta de este cambio en el cifrado, mientras que el remitente solo es notificado cuando acepta recibir alertas de encriptación (que se pueden configurar en la sección de ajustes de WhatsApp), y únicamente cuando el mensaje se envía otra vez. Este 'recifrado' y doble envío permite a la aplicación interceptar y leer los mensajes de los usuarios", asegura la publicación de ese diario.

"Si una agencia gubernamental solicita a WhatsApp que revele sus registros de mensajería, puede conceder el acceso debido al cambio de llaves", aseguró Tobias Boelter, profesor e investigador de la Universidad de California. El docente aseguró que habría informado de esta vulnerabilidad a Facebook, compañía propietaria de la aplicación de mensajería, desde el 2014.

Sin embargo, según el sitio especializado CNET en español, un portavoz de WhatsApp negó la existencia del problema, por medio de un correo electrónico dirigido a esa publicación. "WhatsApp no da a los gobiernos una 'puerta trasera' a los sistemas (de la app) y peleará contra todo requisito gubernamental para crear una puerta trasera".

En abril del 2016, la compañía aseguraba en su blog: "Nadie podrá ver el interior de los mensajes. Ni delincuentes. Ni piratas informáticos. Ni regímenes opresivos. Ni siquiera nosotros. El cifrado de extremo a extremo ayudará a que la comunicación a través de WhatsApp sea privada, algo así como una conversación cara a cara".

Incluso, Facebook afirmó que nadie puede interceptar los mensajes de WhatsApp, ni siquiera la compañía y su personal. Además, "garantiza la privacidad de sus más de 1.000 millones de usuarios", consignó la agencia de noticias AFP.

No obstante, la misma publicación de The Guardian asegura que resulta poco probable que esta vulnerabilidad se utilice para crear perfiles con fines publicitarios. Aunque considera que sí podría ser un mecanismo efectivo para que agencias gubernamentales lo utilicen como "una mina de oro para fines de vigilancia" y catalogan que de ser así, sería una traición para la confianza del usuario.

Incluso, el artículo aconseja dejar de utilizar la aplicación si estaban confiando en el sistema de encriptación de extremo a extremo para resguardar sus comunicaciones de alguna posible intercepción.

Etiquetado como: