Herramienta diseñada para reforzar contenidos de sétimo año

Por: Monserrath Vargas L. 23 marzo, 2014

Con ayuda de un videojuego, los colegiales de sétimo grado se “meterán en la piel” de un indígena costarricense para descifrar los siete misterios que la naturaleza tiene para contarles.

El juego de rol está narrado en cabécar y fue desarrollado por la empresa CanuArts , para el Ministerio de Educación Pública (MEP). La iniciativa se llama Los secretos de la Madre Tierra, y desea retar a los estudiantes a poner sus conocimientos a prueba.

Juego. Los alumnos deberán descifrar siete secretos, cada uno representado por animales sagrados de las culturas indígenas y equivalentes aun nivel.

En el primero de ellos, el jugador empezará 700 años atrás en una Costa Rica plagada de vegetación. Cada vez que logre completar un misterio, regresará a la época actual.

“El jugador no sabe cuál secreto corresponde a cada materia. Conforme lo va resolviendo va recuperando vasijas de oro que fueron escondidas antes de que llegaran los españoles (...) Al final, lo que se logra es que él tenga vivencias que lo eduquen en temas específicos”, explicó Marlon Cascante, director ejecutivo de CanuArts.

Los usuarios tendrán que responder en su viaje a preguntas de materias como Estudios Sociales, Matemática y Ciencias.

En esta última, “el muchacho ‘saldrá’ al espacio exterior en una nave que deberá pilotear. Es muy interesante”, comentó Cascante.

Creación. El juego abre un universo de aprendizaje y diversión para los usuarios como también lo hizo para sus creadores.

Los estudiantes deberán podrán avanzar de nivel si logran descifrar los secretos de la naturaleza. | CANUARTS PARA LN.
Los estudiantes deberán podrán avanzar de nivel si logran descifrar los secretos de la naturaleza. | CANUARTS PARA LN.

Para realizarlo, CanuArts contó con la asesoría y guía de indígenas costarricenses como Severiano Fernández, destacado del departamento de Educación Intercultural del Ministerio de Educación (MEC).

Severiano también prestó su voz para interpretar al dios Sibú.

“El juego tiene contenido y cosmovisión cultural, pero gira alrededor de un conocimiento universal, como la matemática o la ciencia. Es muy pedagógico y didáctico; se ve el paisaje; es colorido y vivo”, explicó Fernández, quien también es asesor nacional de primero y segundo ciclo en el MEP.

El aporte de Severiano fue importante para la construcción del juego, pues, según Marlon Cascante, “se tuvo que investigar bastante, pero por suerte dimos con don Severiano. Él nos dejó bastante claro el tema de los dioses, términos e hizo también la narración”.

Uno de los principales retos que afrontaron los creadores fue hacer la materia lúdica y, además, hacerla calzar con un guión bastante diferente.

Gancho. El videojuego es un gancho para que los jóvenes decidan mantenerse en el colegio.

“Esto se hizo pensando en que el chico tiene facilidad para este tipo de herramientas y también en que sétimo año es un nivel difícil, en el que hay mucha deserción”, explicó Kattia Solórzano, jefa del departamento de gestión y Producción de Recursos del MEP.

Los secretos de la Madre Tierra aún se encuentra en su fase beta (prueba). Sin embargo, ya está disponible para descarga en la dirección http://bit.ly/1p5tvtQ .

“Siempre se da un periodo beta porque es el usuario final quien prueba el producto, quien nos va a decir la verdad”.

Para jugar el videojuego, los usuarios deben contar con una máquina equipada con los sistemas operativos Windows, iOS, Linux y ya se trabaja en el desarrollo de una versión móvil para dispositivos con iOS de Apple.

El juego no es el único recurso tecnológico que tienen los estudiantes.

En la página del MEP, una sección llamada: Educatico ofrece varias opciones. Entre ellas, hay recorridos fotográficos 360, juegos y videos.

Kattia Solórzano explicó que para elegir los temas que tendrán contenido multimedia indagan cuáles temas son más difíciles de trabajar en el aula.