En un contexto de poblaciones envejeciendo en todo el mundo, la salud del cerebro se vuelve un tema estratégico para la salud pública.

Por: Carolina Ruiz Vega 23 mayo, 2014

Mejoras en el pensamiento, el aprendizaje y la memoria fueron asociadas con una variante de un gen de la longevidad, llamado Klotho.

Las personas que tienen una copia de una variante o forma del gen Klotho, llamado KL-VS, tienden a vivir más tiempo y tienen menores probabilidades de sufrir un derrame cerebral. En cambio, las personas que tienen dos copias pueden vivir vidas más cortas y tienen un mayor riesgo de accidente cerebrovascular.

Los investigadores vieron que, de una muestra de 700 sujetos, los que tenían una copia de la variante KL-VS se desempeñaron mejor en una batería de pruebas cognitivas respecto de los sujetos que no la tenían, independientemente de la edad, el sexo o la presencia del gen que es el principal factor de riesgo genético para la enfermedad de Alzheimer.

Luego, modificaron genéticamente ratones para producir un exceso de proteína Klotho.

El aumento de los niveles de esa proteína en los genes de los ratones los hizo más inteligentes, posiblemente por el aumento en la fuerza de las conexiones entre las células nerviosas en el cerebro, explican los investigadores

"Así, nuestros resultados sugieren que Klotho puede aumentar la reserva cognitiva o la capacidad del cerebro para realizar las tareas intelectuales de todos los días", dijo el autor principal Lennart Mucke, en el sitio del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares en Estados Unidos.

Por eso, el investigador Dena Dubal espera que este estudio beneficie a las personas que sufren de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

"Si pudiéramos aumentar la capacidad del cerebro para funcionar mejor, es posible que pudiéramos hacer frente a las demencias", asegura.