Concurso fomenta creación de productos para países en vías de desarrollo

Por: Monserrath Vargas L. 29 junio
Ana Ligia Vargas, la profesora Jessie Usaga y las estudiantes Stephanie Araya, Mariana Wilson y Tatiana Fuentes integraron el equipo ganador.
Ana Ligia Vargas, la profesora Jessie Usaga y las estudiantes Stephanie Araya, Mariana Wilson y Tatiana Fuentes integraron el equipo ganador.

Las universitarias Ana Ligia Vargas, Stephanie Araya, Tatiana Fuentes y Mariana Wilson idearon un producto basado en los residuos de la industria del aceite de maní para combatir la desnutrición en Nicaragua, y con ello ganaron un certamen internacional.

Las estudiantes de Ingeniería en Tecnología de Alimentos de la Universidad de Costa Rica (UCR) obtuvieron el primer lugar del concurso Desarrollando Soluciones para los Países en Vías de Desarrollo, organizado por el Instituto de Tecnólogos de Alimentos de Estados Unidos.

Las muchachas fueron las únicas representantes de América Latina en la final del concurso.

El producto que presentaron en la competencia fue el Güiní, que toma su nombre del maní y las güirilas (una comida nicaragüense similar a las chorreadas).

Las jóvenes propusieron una mezcla compuesta por maíz amarillo y harina de ayote, la cual incorpora cascarillas rojas y torta, es decir, los residuos sólidos de la producción de maní. Estos se obtienen "tras extraerle el líquido al maní a altas temperaturas y a presión", explica una publicación realizada por la UCR en su sitio web.

El producto se podría utilizar para hacer atol, pinolillo, güirilas y también galletas. Entre sus ventajas nutricionales figuran un alto contenido en proteína, vitamina A, hierro, calcio, fibra y antioxidantes.

El país que sirvió de base para la creación del Güiní fue Nicaragua. La investigadora y profesora del Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA) Jessie Usaga, quien también se ocupó de asesorar al equipo ganador del certamen, explicó por qué.

"La elección del país en desarrollo es muy cuidadosa, se seleccionan materias primas locales y tecnologías accesibles, y se desarrollan productos y proyectos viables y factibles a nivel de precio para la población que lo necesita", comentó.

En ese sentido, el nivel de desnutrición en Nicaragua es de 16,6% y el producto tendría un impacto muy positivo.

La competencia se efectuó en Las Vegas, Nevada, Estados Unidos, y las jóvenes regresarán al país el próximo domingo.