10 mayo, 2016
En esta ilustración recrea en posible panorama de miles ciento de exoplanetas registrados por el telescopio espacial Kepler.
En esta ilustración recrea en posible panorama de miles ciento de exoplanetas registrados por el telescopio espacial Kepler.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) anunció el descubrimiento de 1.284 exoplanetas (fuera de nuestro sistema solar) gracias a las observaciones realizadas por el telescopio espacial Kepler.

Estos cuerpos astronómicos figuran en un catálogo mayor compuesto por 4.302 candidatos.

Los astrónomos revelaron que de ese total, 1.284 objetos fueron confirmados como planetas; 1.327 requieren análisis adicionales; 707 podrían ser "impostores" (es decir, otro tipo de fenómeno astrofísico); y otros 984 ya habían sido validados por medio de otros métodos de verificación.

Este es el hallazgo más grande de planetas realizado hasta la fecha. Los científicos revelaron, además, que de esos 1.284 nuevos planetas, cerca de 550 son cuerpos rocosos con un tamaño similar al de la Tierra.

A su vez nueve de éstos de están ubicados en una zona habitable, es decir, a una distancia de su estrella anfitriona que les permite albergar agua líquida en su superficie y, por lo tanto, podrían contar con condiciones aptas para la vida.

"Antes de que el telescopio Kepler fuera lanzado, no sabíamos si los exoplanetas eran comunes en la galaxia. Ahora, sabemos que los planetas pueden ser más comunes que las estrellas", declaró el director de la División de Astrofísica de la NASA, Paul Herzt.

El telescopio Kepler fue lanzado al espacio en el 2009 y utiliza un método específico para verificar que un cuerpo sospechoso de ser un planeta en realidad lo es.

Desde el 2009 el telescopio Kepler
Desde el 2009 el telescopio Kepler "caza" planetas fuera del sistema solar.

Kepler mide la luminosidad de las estrellas. Esa información se visualiza de forma similar a un electrocardiograma que muestra el ritmo cardíaco. Cuando un planeta pasa enfrente de su estrella anfitriona (tal y como lo hizo Mercurio, el pasado lunes) el telescopio capta las señales tenues de los planetas distantes, como si fueran débiles latidos del corazón.

Esas señales luminosas brindan información sobre la órbita y el tamaño de esos planetas alejados del sistema solar.

Los planetas recién confirmados fueron sometidos a un riguroso análisis estadístico que puede ser aplicado a varios candidatos a planeta en forma simultánea.

"Los candidatos a planeta se pueden comparar con migajas de pan. Si se caen algunas migajas grandes al piso, se pueden recoger una por una, pero si se derrama una bolsa entera de pequeñas boronas es necesario usar una escoba. Este análisis estadístico es nuestra escoba", explicó el Timothy Morton, investigador asociado de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey, y principal autor del estudio.

La investigación se publica en la revista Astrophysical Journal.

"Estos hallazgos nos dan esperanzas de que en algún lugar allí afuera, alrededor de una estrella similar a nuestro Sol, podamos eventualmente descubrir otra Tierra", comentó Ellen Stofan, directora científica de la sede de la NASA.

En el 2014, Kepler inició una nueva misión llamada K2 en busca de más exoplanetas, así como estrellas jóvenes y supernovas (explosiones estelares).

Actualmente, la NASA alista otras misiones dirigidas a la investigación de exoplanetas como Transiting Exoplanet Survey Satellite (TEES) y el telescopio espacial James Webb, que será lanzado en el 2018.