Galardonado es Ricardo Radulovich Ramírez, director de la Escuela de Ingeniería de Biosistemas de la UCR

Por: Monserrath Vargas L. 31 julio

Ricardo Radulovich Ramírez es el ganador del Premio Nacional de Tecnología Clodomiro Picado Twight, 2017.

El catedrático y director de la Escuela de Ingeniería de Biosistemas de la Universidad de Costa Rica (UCR) recibe este galardón debido a su proyecto denominado "Agricultura acuática para mar y lagos".

El jurado falló a favor de él en forma unánime al considerar, entre varios aspectos, que la investigación de Radulovich es innovadora y de gran impacto para las políticas nacionales de ecosostenibilidad y para la mitigación del cambio climático.

"Esta iniciativa refleja los mejores esfuerzos de la sociedad costarricense para garantizar la seguridad alimentaria sin deterioro de los recursos naturales", detalló el veredicto.

El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) entrega cada año este premio a los mejores trabajos de investigación original que realicen y den a conocer individualmente o en forma colectiva ciudadanos costarricenses, tanto en el área de Ciencia, como en la de Tecnología.

En esa ocasión se recibieron cinco postulaciones para el de Tecnología.

Ricardo Radulovich Cahuita, Puerto Viejo, Costa de Pájaros y Cuajiniquil estableciendo huertos de algas marinas.
Ricardo Radulovich Cahuita, Puerto Viejo, Costa de Pájaros y Cuajiniquil estableciendo huertos de algas marinas.
Cultivando en el mar

Radulovich explicó que para entender en qué consiste la tecnología por la que fue premiado se debe "comenzar por darse cuenta de que el mar ofrece todas las condiciones necesarias para la producción de las plantas que él mismo genera: las algas marinas".

La dificultad es que estas algas crecen mayormente en el fondo del mar, por lo que la hazaña ha consistido en desarrollar la técnica para que estas puedan crecer y "lo hagan amarradas a redes flotantes. Crecen muy bien", explicó.

El catedrático de la UCR aseguró que él y su equipo de trabajo "han adaptado esta técnica en Costa Rica y han probado, tanto en el Pacífico como en el Caribe, la gran capacidad que tienen las algas no solo de productividad, sino de capacidad nutricional y alimentaria".

El galardonado resaltó que la tecnología utilizada es simple y apropiada, porque según él, tampoco se trata de decir: 'Hicimos esto, pero nadie lo puede repetir".

Según Radulovich, el siguiente paso es colaborar con otros grupos que están trabajando en el país, "en consolidar estas actividades en familias de pescadores, para que ellos empiecen a tener un ingreso complementario a la pesca".

¿Cómo puede favorecer esta agricultura acuática a estas familias? La tradicional acuacultura dedicada a la cría de peces y de camarones requiere más alimento del que produce, mientras que con el cultivo de macroalgas se enriquece la pesca y se favorece la biodiversidad.

Radulovich Ramírez obtuvo el Premio Nacional de Tecnología 2017.
Radulovich Ramírez obtuvo el Premio Nacional de Tecnología 2017.

Trayectoria

El año pasado, Radulovich Ramírez también recibió el Premio al Investigador 2016 en el área de Ingeniería, otorgado por la UCR, debido a sus contribuciones en la investigación y desarrollo de la agricultura acuática.

Esa casa de estudios superiores destacó su dedicación "al análisis de diversos campos como el desarrollo rural, la agricultura acuática, los flujos de agua, los nutrientes en suelos tropicales y la modelación hídrica".

Entre los atestados académicos de este investigador destacan una maestría en agricultura y fitotecnia de la Universidad Estatal de California Fresno y un doctorado en suelos, agua y producción de alimentos de la Universidad de California Davis. Además ha sido profesor invitado de la Universidad Cornell en Nueva York y decano de la Universidad Zamorano en Honduras.

Premio de Ciencia desierto

En esta oportunidad, el jurado no otorgó el premio en Ciencia, debido a que los tres trabajos postulados "carecen de profundidad conceptual y del impacto científico que el mayor galardón a la Ciencia de un país demanda".

No obstante, en el veredicto se aclara que esta resolución "no desmerece la calidad de los trabajos presentados, solo se valora su suficiencia para la obtención del reconocimiento".

La ministra de la cartera, Carolina Vásquez explicó que los proyectos presentados: "son buenos, pero probablemente todavía en una etapa incipiente o inicial. A quienes participaron, los invitamos a que continúen con la calidad técnica, profesional y científica con que están desempeñando su labor de investigación", aseguró.

Galardonados en 2016

En el 2016, el físico Iván Vargas Blanco ganó en la categoría de Tecnología, con el Diseño, construcción e implementación de un Stellarator modular pequeño llamado SCR-1, para el confinamiento magnético que pretende utilizar el plasma como fuente de energía alternativa.

Mientras que en el área de Ciencia, el reconocimiento fue para la microbióloga Marie Clare Arrieta Méndez, quien resultó galardonada por su investigación sobre el rol de la microbiota intestinal de edad temprana en el desarrollo del sistema inmune y en la patogénesis del asma pediátrica.

*Noticia en desarrollo