24 noviembre, 2014

Pekín EFE La capital china investiga la posibilidad de instalar seis “canales de viento”, con los que se espera conducir el aire de la periferia hacia el centro de la ciudad y dispersar así la contaminación del aire, según informó el diario Beijing News .

La contaminación provoca serios daños respiratorios. | FRED DUFOUR/AFP
La contaminación provoca serios daños respiratorios. | FRED DUFOUR/AFP

Las autoridades de Pekín están considerando esa posibilidad como un paliativo a los altos niveles de contaminación que se producen habitualmente en la ciudad, una opción que ya se ha estudiado en otras grandes urbes del país como Shanghái, Nanjing, Hangzhou o Wuhan.

Según el periódico, que cita fuentes del Instituto Municipal de Planificación y Diseño de la Ciudad de Pekín, el plan contempla la creación de seis canales de viento en cuatro zonas diferentes del centro urbano: la de Beichen Road y Gulou Street, el distrito financiero, y las áreas de los ríos Shili y Hucheng.

Así, el Instituto de Planificación y Diseño sopesa la viabilidad de construir estas conducciones y publicará los resultados antes del final de año, explica el rotativo pequinés.

El proyecto también plantea la opción de limitar la altura de los edificios, así como su densidad en las calles de Pekín, para, de este modo, facilitar la ventilación del aire contaminado.