Agencia cambió su idea de ir a Marte y ahora apuesta por el satélite natural

 28 octubre, 2015
En el 2025 se realizaría el primer vuelo no tripulado a la Luna y a finales de esa década, debería alunizar una nave con cuatro astronautas a bordo. Estos podrían permanecer hasta dos semanas en la superficie lunar. | LN
En el 2025 se realizaría el primer vuelo no tripulado a la Luna y a finales de esa década, debería alunizar una nave con cuatro astronautas a bordo. Estos podrían permanecer hasta dos semanas en la superficie lunar. | LN

Moscú. EFE Rusia dio ayer la señal de salida a la carrera por el retorno del hombre a la Luna, al anunciar que enviará una nave espacial al satélite de la Tierra en el 2029, 60 años después de que Neil Armstrong pisara la superficie lunar.

“Se planea un vuelo tripulado a la Luna y un alunizaje para el 2029”, aseguró Vladimir Solntsev, director del consorcio estatal Energuia, el fabricante de las naves espaciales Soyuz.

Con ese fin, Energuia está diseñando una nueva nave espacial que realizará su primer vuelo de prueba en el 2021 y, dos años después, ya será capaz de acoplarse a la Estación Espacial Internacional.

En el 2025 se llevará a cabo el primer vuelo no tripulado a la Luna, y a finales de esa década debería alunizar una nave rusa con cuatro astronautas a bordo; estos podrían permanecer hasta dos semanas en la superficie lunar.

Solntsev destacó que el regreso a la Luna, satélite natural de la Tierra, cuya superficie fue tocada por vez primera por el hombre en 1969, es crucial para futuros vuelos interplanetarios, en clara alusión a Marte.

La agencia espacial rusa, Roscosmos, decidió modificar su estrategia centrada en la conquista de Marte tras el fracaso en el 2011 de la misión del Fobos Grunt, que se proponía extraer muestras en una de sus lunas. Recientemente, se supo que Roscosmos y la Agencia Espacial Europa podrían cooperar en un proyecto –Luna 27– que allanará la senda para que el hombre vuelva a la Luna.

Se trata del envío de una nave no tripulada que analizará un área hasta ahora inexplorada del Polo Sur del satélite natural de la Tierra, en busca de agua y materias primas para producir oxígeno y combustible.

Los científicos esperan que el lado oscuro de la Luna, que está escondido de los rayos solares, por lo que las temperaturas son muy bajas, contenga grandes cantidades de agua congelada, minerales y otras sustancias químicas que permitan garantizar la vida humana en la Luna.

Estados Unidos, que envió a una docena de astronautas a la superficie lunar entre 1969 y 1972, canceló las últimas tres misiones Apolo por su excesivo costo.

Luego la extinta Unión Soviética, que había enviado al primer hombre al espacio exterior en 1961, Yuri Gagarin, suspendió su programa lunar, con lo que puso fin a la carrera espacial.

Según los conocedores, Rusia –sometida a sanciones internacionales, embarcada en varios frentes militares y sumida en una recesión económica– no está en este momento en capacidad de enviar hombres a la Luna, sin cooperar con otras potencias espaciales.

Etiquetado como: