Fumado e ingesta de alcohol de forma nociva son conductas que deben evitarse

Por: Alonso Mata Blanco 5 mayo, 2014

Si la población lograse reducir seis factores de riesgo en su vida cotidiana, se podrían evitar, en los próximos 15 años, un total de 37 millones de muertes, producto de las cuatro principales enfermedades no transmisibles: las cardiovasculares, las respiratorias crónicas, el cáncer y la diabetes.

El sedentarismo y comidas rápidas (comida chatarra) son una combinación que desembocará en obesidad y en una mala condición de salud. | ARCHIVO
El sedentarismo y comidas rápidas (comida chatarra) son una combinación que desembocará en obesidad y en una mala condición de salud. | ARCHIVO

Las conductas o condiciones que deben evitarse o modificarse son: el fumado , la ingesta de alcohol en forma nociva, el azúcar en la sangre, la presión arterial alta, la obesidad y el consumo de sal.

Esta conclusión surge de un estudio elaborado por el Imperial College de Londres y estuvo a cargo del profesor Majid Ezzati, quien basó su trabajo en información del Reino Unido sobre las muertes y los factores de riesgo y los modelos epidemiológicos.

Los resultados fueron publicados por la revista médica internacional The Lancet .

Relevancia. Si bien la investigación se fundamenta en datos recopilados en los países del Reino Unido, sus resultados se extrapolan al resto del mundo.

El trabajo se realizó en el marco de una estrategia impulsada por la Organización de las Naciones Unidas, que procura precisamente reducir las muertes prematuras por enfermedades crónicas.

“Nuestros hallazgos muestran que, si se logra aminorar los factores de riesgo, será una contribución esencial para la reducción de la mortalidad por cáncer de pulmón y de estómago, y se invertirá la tendencia al aumento de la mortalidad por diabetes. La mayor parte de los beneficios se verán en países de ingresos bajos y medianos ingresos, donde hasta 31 millones de muertes podrían evitarse”, manifestó el experto, en una nota publicada por el portal de ciencia www.sciencedaily.com.

Majid Ezzati añadió que, para alcanzar el objetivo, se requieren políticas públicas responsables e interés por parte de los Gobiernos.

Con él coincidió el profesor Rifat Atun , de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

“El reto de las enfermedades no transmisibles es menos técnico que político. Las metas se pueden alcanzar para lograr la gran convergencia y allanar el camino para el desarrollo sostenible.

”La respuesta al VIH, y más recientemente el movimiento de la salud materno-infantil, nos han demostrado lo que es posible cuando existen voluntad política, liderazgo global y una sociedad movilizada”, señaló Rifat Atun, al tiempo que destacó que se requiere establecer mecanismos de rendición de cuentas globales.