Gigante gaseoso supera los 4.300 grados centígrados

 6 junio
El planeta estudiado por los astrónomos se llama Kelt-9b y es tres veces más grande que Júpiter. (Esta foto es con fines ilustrativos, no corresponde al planeta en mención).
El planeta estudiado por los astrónomos se llama Kelt-9b y es tres veces más grande que Júpiter. (Esta foto es con fines ilustrativos, no corresponde al planeta en mención).

Chile

Un equipo internacional de astrónomos identificó un planeta extrasolar cuya temperatura supera los 4.300 grados centígrados.

"Este es el planeta gaseoso gigante más caliente que todos los que hemos descubierto antes", dice Scott Gaudi, astrónomo de la Universidad del Estado de Ohio en Columbus, quien lideró el estudio que lo describe y que publica la revista Nature.

Situado a una distancia de 650 años luz en la constelación Cygnus, Kelt-9b es tres veces más grande que Júpiter, debido a que la radiación extrema de su estrella anfitriona ha provocado que su atmósfera se hinche como un globo.

La temperatura del exoplaneta es de solo 1.093 grados menos que la del Sol. Debido a que está continuamente siendo bombardeado por la radiación estelar, el calor es tan extremo que no se pueden formar moléculas como el agua, el dióxido de carbono o el metano.

"Es un planeta según cualquiera de las definiciones típicas basadas en la masa, pero su atmósfera es diferente a cualquier otro que hayamos visto hasta ahora debido a la temperatura de su lado del día", explica Gaudi.

La razón de su temperatura es que la estrella que orbita es más del doble de grande y casi el doble de caliente que nuestro Sol.

"Kelt-9 irradia tanta radiación ultravioleta que puede evaporar completamente el planeta. Si los planetas gigantes de gas como este poseen núcleos rocosos sólidos como algunas teorías sugieren, el planeta podría ser reducido a una roca estéril, como Mercurio," explica Keivan Stassun, profesor de Física y Astronomía en la Universidad de Vanderbilt y coautor del estudio.

Con cola de cometa

La órbita del planeta está muy cerca de su estrella, por lo que cuando en el futuro ella empiece a expandirse, la engullirá.

"Kelt-9 se hinchará para convertirse en una estrella gigante roja en alrededor de mil millones de años", detalla Stassun.

Al igual como ocurre con la Luna y la Tierra, un lado del planeta está siempre mostrando su faz a la estrella y otro se encuentra en las tinieblas a perpetuidad.

Las propiedades de este lado oscuro son todavía misteriosas, pero tal vez es más propicio para las moléculas.

Dado que su atmósfera está siendo constantemente bombardeada con altos niveles de radiación ultravioleta, los científicos especulan que el planeta tal vez cuenta con una cola gaseosa de material planetario evaporado, tal como ocurre con los cometas cuando se aproximan al Sol.

Etiquetado como: