Por: Andrea Solano B. 14 septiembre, 2014

Con más de 35 años de trayectoria como geólogo, Percy Denyer Chavarría se entusiasma con la idea de descubrir los trazos de vida que se asoman entre materiales aparentemente muertos, como las rocas. Denyer ha trabajado como docente e investigador en la Escuela Centroamericana de Geología de la Universidad de Costa Rica y es parte del equipo científico del Centro de Investigaciones en Ciencias Geológicas (CICG).

En años recientes, ha centrado sus investigaciones en la península de Santa Elena (Guanacaste), junto con otros científicos como el geoquímico Esteban Gazel, el hidrólogo Ricardo Sánchez y el vulcanólogo Guillermo Alvarado.

Además de la formación de la Tierra, ¿cuáles otros aspectos podemos comprender gracias a la Geología?

La Geología es una ciencia eminentemente histórica, con base en la cual se descifran los orígenes y los procesos que tuvieron lugar para llegar a lo que hoy es el planeta Tierra. A partir de esto, se puede especular sobre el futuro del planeta: ¿cuántos cambios puede resistir?, ¿cuánto se prolongará su existencia?, ¿qué condiciones podría enfrentar en el futuro el ser humano y otras especies animales y vegetales? Entonces, con base en el presente se descubre el pasado de la Tierra y, a partir de ahí, se estiman las posibilidades futuras.

¿Cuáles aplicaciones prácticas puede tener esta disciplina?

La Geología es la base de cualquier planificación territorial; soluciona problemas de abastecimiento de agua; es un elemento importante en la construcción de obras civiles; ayuda en la búsqueda de combustibles, materiales de construcción y energía de diversos tipos. Por otro lado, monitorea y estudia fenómenos naturales como erupciones volcánicas, terremotos y ascenso natural del nivel de mar.

¿Qué información geológica se puede “leer” en la península de Santa Elena?

El geólogo aprende a leer las rocas, sus texturas y sus formas para entender los procesos que dieron lugar a su formación. ”Se sabe que la península de Santa Elena es un fragmento rocoso que se formó en el manto terrestre; por lo tanto, su sola presencia indica que ha ‘viajado’, por lo menos, unos 50 kilómetros para alcanzar la superficie terrestre y constituir el sustrato de otras rocas y de la vida que se posa sobre ella.

”El emplazamiento de las rocas peridotitas del manto terrestre hizo posible que partes del territorio costarricense –en ese momento sumergido en las profundidades marinas– alcanzaran el nivel del mar y permitieran la aparición de los primeros arrecifes, hace unos 75 millones de años. Estos arrecifes no eran de coral como los de hoy en día, sino de unas conchas (bivalvos) llamados rudistas.

”Muchas cosas más se pueden saber, por ejemplo, que sobre esas rocas se depositó una secuencia sedimentaria de más de 1.000 metros de espesor, que representa 35 millones de años historia geológica en la bahía de Santa Elena”.

¿Se puede saber cuál es la “edad” del territorio que hoy comprende Costa Rica?

En la península de Nicoya hay rocas sedimentarias que datan de hace más de 170 millones de años. Específicamente, en la península de Santa Elena hay dataciones radiométricas de rocas ígneas que alcanzan los 130 millones de años.

”Con respecto a las rocas peridotitas del manto, no es posible su datación con los métodos disponibles hoy en día, debido a su poco contenido de potasio. Por lo tanto, se desconoce su antigüedad”.

¿Cuál es la relación entre la diversidad geológica y la diversidad de especies?

La vida se sustenta sobre un sustrato, que son las rocas, las cuales tienen estructuras moldeadas por las fuerzas que interactúan sobre el planeta. Es por esto que la geodiversidad es el punto de partida de la biodiversidad. Esto sucede desde una pequeña escala. Por ejemplo, las rocas de tipo peridotita de Santa Elena, que provienen del manto terrestre, presentan condiciones poco amigables con la vida debido al alto contenido de magnesio, el cual puede llegar a un 30%.

”Por otro lado, la diversidad de grandes alturas, como las de Talamanca, se combina con una activa cadena volcánica de un pequeño país como Costa Rica para propiciar la biodiversidad como consecuencia de los fenómenos geológicos producidos por la interacción de tres placas tectónicas (Cocos, Caribe y Nazca)”.

¿En que se está enfocando la investigación en la península de Santa Elena actualmente?

Se enfoca en la búsqueda de respuestas acerca del origen geológico de Costa Rica y su relación con el resto del Caribe y fenómenos similares en otras partes del mundo.

Queremos entender las similitudes y diferencias con la península de Nicoya, pues juntas representan los sitios más antiguos de Costa Rica que guardan entre sus rocas una parte fundamental del patrimonio histórico-geológico del país.