7 abril, 2014

Colorado. AP El Instituto Nacional de Estándares y Tecnología tiene un nuevo reloj atómico que no se adelanta ni se atrasa un segundo en casi 300 millones de años.

El nuevo reloj se encuentra en una de las sedes del instituto ubicada en Boulder, Colorado (EE. UU.).

El reloj marca la hora estándar civil de la nación, mientras el Observatorio Naval de Estados Unidos marca la hora militar.

El nuevo reloj, llamado NIST F-2, es casi tres veces más preciso que el antiguo, el NISTF F-1. El instituto mantendrá ambos relojes en funcionamiento para mejorarlos mediante las comparaciones.

Los bancos, redes informáticas y otras actividades utilizan los relojes atómicos para sincronizar los propios. Las emisiones radiofónicas del instituto son utilizadas para actualizar a diario 50 millones de cronómetros. El servicio en Internet del instituto recibe a diario 8.000 millones de solicitudes de sincronización automática.

“Nada cambiará la manera como vivimos para mañana aunque tengamos un reloj tres veces más preciso”, dijo el físico Steven Jefferts, principal diseñador del nuevo reloj atómico, y agregó: “Sin embargo, continúa la adopción de estas tecnologías para su utilización en nuestra sociedad, así que tenemos que inventar cosas para que funcionen mejor”.

Ambos relojes utilizan átomos de cesio para determinar la longitud exacta de un segundo.

Miden la frecuencia de una transición particular en el átomo de cesio, que es de más de 9.100 millones de vibraciones por segundo, y se utiliza para definir esa fracción básica de tiempo.

Una diferencia mayor entre ambos relojes es que el antiguo funciona a 26,7 °C mientras que los átomos en el nuevo son mantenidos a menos 193,3 °C.

Ese enfriamiento disminuye considerablemente la radiación de fondo al tiempo que reduce algunos errores pequeños de medición en el antiguo reloj.

Etiquetado como: