Un cielo nublado en gran parte del país dificultó la visibilidad para los curiosos

Por: Andrea Solano B. 16 abril, 2014

La Luna pintó su cara de rojo la madrugada del martes, pero las nubes le jugaron una mala pasada a cientos de espectadores costarricenses que se desvelaron para poder contemplar el eclipse lunar.

Los cielos nublados en gran parte del territorio nacional –principalmente en el Valle Central– bloquearon la visibilidad y dejaron a muchos ticos con ojeras y con las ganas de ver a la luna enrojecida.

Sin embargo, los habitantes de Guanacaste corrieron con mejor suerte y lograron seguir paso a paso las fases de este fenómeno.

Silvia Cruz Avilés, residente en La Cruz, lanzó su mirada al cielo en compañía de su mamá, su hermano y hasta su perrita.

“Cuando lo empezamos a ver como a las 11 p. m., había un poco de nubes, pero luego se despejó totalmente y lo vimos hasta las dos de la madrugada. Lo que vimos fue una luna pequeña, no tan roja como esperábamos, más bien anaranjada podríamos decir, pero sí fue lindo ver toda la transformación”, narró esta joven estudiante de Derecho.

Este eclipse se generó debido a que el Sol, la Tierra y la Luna estaban perfectamente alineados en ese orden, de modo que nuestro planeta bloqueó los rayos solares que llegan al satélite.

El fenómeno se inició alrededor de las 10:50 p. m., pero la fase más llamativa transcurrió entre la 1:06 a. m. y las 2:24 a. m.

Los habitantes de Guanacaste fueron de los pocos costarricenses que pudieron observar el eclipse. | MARCY MALAVASSI/ALTAIR COSTA RICA PARA LN.
Los habitantes de Guanacaste fueron de los pocos costarricenses que pudieron observar el eclipse. | MARCY MALAVASSI/ALTAIR COSTA RICA PARA LN.

En Cañas, a Yesenia Briceño Peraza y a sus familiares no les importó irse a dormir a las dos de la mañana con tal de disfrutar de este espectáculo astronómico. “Por ratos se nublaba, pero nuevamente se veía y muy bien. Yo empecé a ver el eclipse a las 12:30 a. m. y la luna llena estaba grande y roja o casi anaranjada más bien. Fue hermoso verla así”, dijo Briceño.

Marcy Malavasi, presidenta de la organización Altair que se dedica a la promoción de la astronomía, se reunió con un grupo de aproximadamente 120 personas en el Museo de Guanacaste, en Liberia.

“Había niños, adultos, adultos mayores y jóvenes estudiantes. Dichosamente logramos ver fácilmente las fases parciales. Sin embargo, durante la fase total se nos nubló y pudimos verlo solo a ratos, mientras se abrían huecos entre las nubes”, relató Malavassi.

Mientras tanto, los pobladores del Valle Central aguantaron horas de frío y sueño mirando un cielo nublado. Uno de los puntos favoritos escogidos para contemplar el eclipse fue el volcán Irazú, en Cartago.

Con la intención de capturar buenas imágenes de la luna “ruborizada”, la fotógrafa Ileana Arauz se desplazó hasta allá con un grupo de colegas, siguiendo las recomendaciones de buscar zonas altas hechas por los expertos.

“A lo largo del camino había muchos carros y grupos de amigos. Logramos ver solamente la primera media hora, luego se nubló todo”, lamentó Arauz. Después tuvieron que soportar una gran congestión vial de regreso a San José.

El próximo eclipse total lunar de este año se podrá ver durante las primeras horas de la noche del 8 de octubre. Esto si las nubes deciden irse de vacaciones y dejan libre el cielo para disfrute de los ticos. colaboró el periodista Carlos Vargas.

Etiquetado como: