Se le nombró Kepler 452b y su localización se hizo con telescopio

Por: Monserrath Vargas L. 24 julio, 2015
asdasdasdasdasd | ASDASDASD
asdasdasdasdasd | ASDASDASD

El “primo más viejo y más grande” de la Tierra fue hallado por el telescopio Kepler, de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

El cuerpo fue identificado por los científicos como el planeta Kepler 452b, que, según ellos, es el primero en orbitar en la zona habitable de una estrella similar al Sol. La zona habitable se entiende como la franja en la que la temperatura permitiría la existencia de agua en estado líquido en un planeta y, por tanto, de formas de vida como las que conocemos.

John Grunsfeld, jefe de Misiones Científicas de la NASA, aseguró que “este resultado apasionante nos lleva un paso más cerca de encontrar una Tierra 2.0”.

Según el mismo investigador, el astro podría tener unos 6.000 millones de años, unos 1.500 millones más que la Tierra, y es 60% más grande que nuestro planeta.

Además, tarda 385 días en orbitar su estrella (completar un año), mientras la Tierra lo hace en 365 días; asimismo, está un 5% más lejos de su sol que nosotros del nuestro.

La estrella que orbita Kepler 452b brinda 10% más de energía que el Sol, pues el astro está en un momento de su vida más avanzado, en el que tiene mayor brillo y más tamaño.

La masa y composición de este planeta “primo” no han sido determinadas aún. Sin embargo, estudios previos hacen pensar a los científicos que Kepler 452b tiene altas probabilidades de ser un planeta de naturaleza rocosa, con una atmósfera densa.

El planeta fue identificado por el telescopio de la NASA en la galaxia Cygnus. En el hallazgo intervinieron científicos de diversas universidades y centros de investigación. Sus principales conclusiones y hallazgos serán publicados próximamente en The Astronomical Journal .

Detección. La detección del planeta fue hecha gracias al telescopio espacial Kepler, de la NASA, que funciona desde el 2009.

Las tareas que el Kepler cumple consisten en analizar cambios en la intensidad de la energía emitida por una estrella y medir la frecuencia y reducción de luminosidad de esta, para así determinar la existencia de exoplanetas (planetas que no están dentro de nuestro sistema solar).

Además de Kepler 452b, los científicos identificaron 521 nuevos candidatos a exoplanetas.

Según informó la NASA, 12 de los nuevos candidatos tienen diámetros entre una y dos veces mayores que el de la Tierra y orbitan en la zona habitable de su estrella. De ellos, nueve exhiben estrellas similares a nuestro Sol, en tamaño y temperatura.

Novedad. Jeff Coughlin, investigador del Instituto SETI, dedicado a explicar los orígenes de la vida, señaló la importancia de este descubrimiento.

“No vamos a viajar ahora a estos exoplanetas (posiblemente habitables), pero quizá los hijos de nuestros hijos puedan explorarlos. Por ello es importante que nosotros les marquemos el camino”, comentó Coughlin.

Por su parte, Doug Caldwell, también científico del SETI, aseguró que la estrella que orbita Kepler 452b podría dar pistas sobre cómo la edad del Sol podría influir eventualmente en la Tierra.

“El aumento de la energía de su sol al envejecer podría haber calentado la superficie y evaporado cualquier océano. Entonces, el vapor de agua se pierde del planeta para siempre”, dijo.

Etiquetado como: