La muestra tendrá lugar en la Sala Multiuso de la Escuela de Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica (UCR). Estará acompañada de un ciclo de charlas y visitas guiadas al Museo, el cual se dedica a la investigación y por tanto, no suele estar abierto al público.

Por: Michelle Soto 7 noviembre, 2016

Podría creerse que todas las hormigas son iguales, pero resulta que no es así. Costa Rica posee una variedad de 900 especies.

Lo mismo pasa con las abejas, cuya diversidad alcanza las 700 especies. Es más, los machos de una de estas especies visita ciertos tipos de orquídeas para usar su fragancia como colonia, la cual almacenan en sus patas traseras. Esto lo hacen para cotejar a las hembras.

Estos son apenas dos de los secretos que se develaron este lunes con la inauguración de la exposición Museo de Zoología: 50 años de investigación y custodia de la biodiversidad.

La muestra estará abierta al público del 8 al 12 de noviembre en horario de 10 a. m. a 5 p. m. en la Sala Multiuso de la Escuela de Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica (UCR). El domingo, el horario será de 10 a. m. a 3 p. m. La entrada es gratuita.

"La exhibición busca mostrar parte de las principales colecciones para que el público, desde niños hasta sus papás y estudiantes universitarios, se lleven una idea de la biodiversidad que hay en el país y lo que tiene el Museo bajo su custodia", comentó Bernal Rodríguez, curador y director del Museo de Zoología.

La exposición del Museo de Zoología se ubica en la Sala Multiuso de la Escuela de Estudios Generales de la UCR.
La exposición del Museo de Zoología se ubica en la Sala Multiuso de la Escuela de Estudios Generales de la UCR.

Secretos de la fauna

Son más de 300 especímenes los que están en exhibición. Entre ellos hay insectos, mamíferos, peces, moluscos, crustáceos, corales y octocorales, anfibios, aves y reptiles.

Este es el único Museo que resguarda organismos marinos, así que estos ocupan un espacio privilegiado en la exposición. Se pueden ver cucarachas de mar e incluso un tiburón martillo juvenil conservado en alcohol en un frasco de vidrio.

También aprecian gusanos marinos, esponjas, corales, octocorales como abanicos de mar y equinodernos (estrellas de mar, erizos y pepinos).

Un juvenil de tiburón martillo forma parte de la exposición por el 50 aniversario del Museo de Zoología.
Un juvenil de tiburón martillo forma parte de la exposición por el 50 aniversario del Museo de Zoología.

Los amonites son moslucos fósiles que están emparentados con los pulpos y calamares que vivieron en la misma época que los dinosaurios. Los especímenes mostrados en la exhibición son originarios de Madagascar.

Con ayuda de equipo y con la guía del personal que atiende la exposición, las persona podrán apreciar los pólipos de los octocorales.

En mamíferos, una danta disecada es la que da la bienvenida y más adelante, se puede apreciar un manigordo así como el esqueleto de un puma. Incluso se cuenta con cráneos de mamíferos marinos, ese es el caso de la osamenta de un cachalote juvenil que se encontró en playas del Coco en 1966.

Cráneo de cachalote juvenil que data de 1966.
Cráneo de cachalote juvenil que data de 1966.

Gracias a los cráneos, las personas podrán aprender a distinguir entre un cocodrilo y un caimán. Como dato curioso: el 93% de las especies costarricenses de reptiles descritas a la fecha están representadas en este Museo.

En anfibios, la rana ternero es una de las especies más grandes que se encuentran en el país y uno de los animales más raros es un cecilio o solda con solda, especie de anfibio que perdió sus extremidades y la visión.

Otros especímenes dan cuenta de la biodiversidad que se va perdiendo. Ese es el caso de la rana arlequín, vistosa por su coloración amarilla con negro, que se distribuía en la mayor parte del país antes de los años 80, pero actualmente solo se reporta en seis localidades.

La colección de aves, aparte de los animales, incluye nidos, huevos, lenguas, esqueletos y tejidos. De hecho, la colección de lenguas en este museo es la más grande del mundo.

En la exposición, las personas podrán apreciar el nido más pequeño que se observa en el país, realizado por el colibrí chispita a partir de telarañas, el cual recubre con líquenes para adornarlo.

Entre los organismos más pequeños que se muestran están los insectos acuáticos, relevantes a la hora de evaluar la calidad del agua de ríos y quebradas. De hecho, esta colección es única en Centroamérica y la más grande en Latinoamérica.

"Aquí todas son joyas. Somos un museo de investigación que estamos a puerta cerrada y esta exhibición es nuestro intento por abrir las puertas para mostrarnos por primera vez al público. Bajo el criterio de mostrar diversidad, cada curador sacó especímenes distintos que cuentan su propia historia", manifestó Rodríguez.

Las rapaces, como las lechuzas, forman parte de la colección de aves del Museo de Zoología.
Las rapaces, como las lechuzas, forman parte de la colección de aves del Museo de Zoología.
Custodio de la biodiversidad

El Museo de Zoología, dedicado por completo a la investigación y fundado en 1966, resguarda más de cinco millones de especímenes en 24 colecciones biológicas. Allí se pueden encontrar diversidad de especies de esponjas, corales, moluscos, crustáceos, insectos, equinodermos, peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos.

También se custodian esqueletos, tejidos, larvas, huevos, nidos y grabaciones acústicas de los animales.

A la fecha, esa fauna preservada en seco y en alcohol ha permitido identificar más de 13.000 especies tanto terrestres como marinas. De estas, 230 fueron nuevos registros para la ciencia.

Las colecciones siguen creciendo a un ritmo de 16.400 nuevos especímenes al año (unos 16.000 invertebrados y 400 vertebrados). Muchos de estos son animales atropellados, otros que aparecen muertos o aves que chocan contra ventanas.

El Museo también recibe especímenes de otros países tanto centroamericanos como suramericanos.

Tras ser atropellada en cerro de la Muerte, el cuerpo de esta danta fue donado a la Escuela de Biología de la UCR y ahora forma parte de la colección de mamíferos del Museo de Zoología.
Tras ser atropellada en cerro de la Muerte, el cuerpo de esta danta fue donado a la Escuela de Biología de la UCR y ahora forma parte de la colección de mamíferos del Museo de Zoología.

Se ubica en el sótano de la Escuela de Biología de la UCR y a este solo tienen acceso investigadores con permiso.

Sin embargo, este viernes se hará una excepción y se realizarán tres recorridos guiados a las 10 a. m., 1 p. m. y 3 p. m. Eso sí, se requiere inscripción previa y las personas interesadas pueden acercarse de martes a jueves a la Sala Multiuso, donde tiene lugar la exhibición, para anotarse en la lista.

Asimismo, el público podrá compartir con algunos de los curadores de las colecciones gracias a un ciclo de charlas que se realizará en horario de 5 p. m. y 6 p. m. El martes y miércoles tendrá lugar en la Sala 3 de Audiovisuales de la Biblioteca Carlos Monge, mientras que el jueves, viernes y sábado se dictará en la Sala 1.

Este es el detalle del ciclo de charlas:

Martes 8 de noviembre

5 p. m. ¿Qué nos dicen los macroinvertebrados sobre la calidad del agua? Mónica Springer.

6 p. m. Moluscos desnudos. Yolanda Camacho

Miércoles 9 de noviembre

5 p. m. Biodiversidad marina en Costa Rica. Jorge Cortés

6 p. m. Situación de los anfibios costarricenses: ¿se extinguen o se recuperan?. Federico Bolaños

Jueves 10 de noviembre

5 p. m. Avispas, abejas y hormigas de Costa Rica: no todos son malvados. Paul Hanson

6 p. m. Estrellas y otros organismos espinosos del mar. Juan José Alvarado

Viernes 11 de noviembre

5 p. m. Desarrollo del conocimiento acerca de los mamíferos de Costa Rica. Bernal Rodríguez

6 p. m. Gusanos marinos. Jeffrey Sibaja

Sábado 12 de noviembre

5 p. m. Octocorales: arquitectos de ecosistemas marinos. Odalisca Breedy

6 p. m. Las mariposas de un país mega diverso. Ricardo Murillo

En el 2017, según Rodríguez, esta exposición circulará por museos regionales del país para que las personas fuera de San José también tengan la oportunidad de conocer los 300 secretos del Museo de Zoología de la UCR.