El estudio se centra en la llamada zona de transición, la cual es poco conocida

Por: Andrea Solano B. 12 diciembre, 2013

Hasta hace poco, la zona de transición del Sol era muy poco conocida para la ciencia, pero una serie de imágenes recientes revelaron que se trata de un área más dinámica y compleja de lo que se pensaba.

Fotografías capturadas por el Espectrógrafo de Imágenes de la Interfaz Solar (IRIS, por sus siglas en inglés) dieron a conocer, con lujo de detalles, los fenómenos que ocurren en esta zona sándwich, localizada entre la superficie del Sol (fotosfera) y su atmósfera (corona).

 Esta imagen, capturada por IRIS, retrata las prominencias solares. | NASA/IRIS
Esta imagen, capturada por IRIS, retrata las prominencias solares. | NASA/IRIS

La misión IRIS partió de la Tierra, el 27 de junio, hacia el Sol con el fin de analizar cómo se desplaza la energía desde la zona de transición hasta la corona y de ahí al espacio.

“Estamos viendo imágenes sin precedentes de eventos violentos, en los que los gases se aceleran a velocidades muy altas, mientras se calientan rápidamente a cientos de miles de grados”, explicó Bart de Pontieu, científico de la misión.

Luego de analizar las imágenes capturadas por IRIS, los expertos identificaron dos fenómenos explosivos y turbulentos que ocurren en esa región solar. Uno de ellos son las prominencias solares; es decir, áreas frías dentro de la región de transición que se ven como serpentinas gigantes de material solar, que se levantan por encima de la superficie de esa estrella. Cuando las prominencias hacen erupción, se producen tormentas solares que pueden llegar a la Tierra.

El segundo fenómeno consiste en fuentes gigantes de gas que se disparan desde la superficie del Sol, a una velocidad aproximada de 240.400 kilómetros por hora. Estas columnas de gas podrían tener un papel importante en la distribución de calor y energía.

Etiquetado como: