19 agosto, 2013

Limón. Una tortuga carey fue localizada muerta en el mismo hueco donde se preparaba para desovar.

Un equipo de Costa Rica Wildlife Santuary identificó la especie y confirmó que le habían sustraído una capa del caparazón. | RAÚL CASCANTE PARA LN
Un equipo de Costa Rica Wildlife Santuary identificó la especie y confirmó que le habían sustraído una capa del caparazón. | RAÚL CASCANTE PARA LN

El hallazgo se registró la madrugada de este sábado, luego de que un vecino de playa Moín, en Limón, alertara a ambientalistas del refugio Costa Rica Wildlife Santuary.

Vanessa Lizano, encargada de dicho refugio, informó de que al animal, aparte de sustraerle los huevos, lo mataron para quitarle la primera capa del caparazón.

La intención, en criterio de Lizano, es vender ese material en sitios donde se confeccionan artículos de joyería, aunque esto sea prohibido.

Lizano, junto con su equipo de trabajo, se desplazó hacia el lugar, para identificar la especie; posteriormente, procedieron a enterrarla allí mismo.

La ambientalista exteriorizó su molestia y preocupación porque estas acciones delictivas van cada día en aumento en Moín.

La Ley de Protección, Conservación y Recuperación de las Poblaciones de Tortugas Marinas (N.° 8325), en el artículo 6, establece penas de uno a tres años de prisión para quien mate, cace, capture, destace, trasiegue o comercie tortugas marinas, y de tres meses a dos años para quien comercie productos o subproductos de estas.