Investigadores confirmaron efecto al analizar a un grupo de 12 personas

Por: Monserrath Vargas L. 4 enero, 2015
Los dispositivos que cuentan con luz propia influyen en el reloj biológico del cuerpo pues los usuarios segregan menos melatonina, una sustancia que produce el organismo y que influye en el sueño. | NYT PARA LN
Los dispositivos que cuentan con luz propia influyen en el reloj biológico del cuerpo pues los usuarios segregan menos melatonina, una sustancia que produce el organismo y que influye en el sueño. | NYT PARA LN

Si usted acostumbra usar su lector electrónico de libros o eReader antes de acostarse, debería pensarlo mejor.

Un estudio publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) en diciembre pasado afirmó que la iluminación con que cuentan este tipo de aparatos en sus pantallas tiene un efecto negativo en el ritmo circadiano del cuerpo (encargado de regular la sincronización de periodos de sueño y vigilia a lo largo del día) .

Un grupo de investigadores, encabezado por Anne-Marie Chang, del Hospital Brigham, en Boston, Estados Unidos, fue el encargado de analizar el efecto que provoca en los hábitos del sueño la luz artificial brillante de los lectores electrónicos con luz propia.

Así, los científicos analizaron y compararon la calidad del sueño de un grupo compuesto por 12 personas, tras leer tanto libros electrónicos como de papel.

Durante el análisis, una docena de personas leyó con luz tenue cuatro horas antes de ir a dormir.

El ejercicio se realizó durante cinco días consecutivos y utilizando iPad, dispositivos desarrollados por Apple. Luego, los individuos hicieron lo mismo, pero con un libro impreso.

Más tiempo. La experta Chang explicó que cuando los participantes en el estudio leían un e-book autoiluminado “les llevaba más tiempo quedarse dormidos, tenían menos sensación de somnolencia durante el anochecer, segregaban menos melatonina (sustancia que produce el cuerpo y que regula el sueño) y a la mañana siguiente se reducía su estado de alerta”, a diferencia de cuando leían un libro tradicional.

Al usar este tipo de dispositivo antes de ir a la cama, los participantes en la investigación registraban niveles contenidos de melatonina al anochecer y cambios en los ritmos circadianos del sueño y el despertar.

Sobre esta investigación, The Wall Street Journal consultó a compañías como Barnes & Noble, creadora del lector Nook y a Apple, responsable del iPad, pero no respondieron.

Por su parte, una vocera de Amazon celebró el interés por conocer la influencia de estos dispositivos en el sueño.