Sus informaciones se recibirán en Japón, Australia y una parte de Asia

 19 agosto
Este fue el momento del lanzamiento del satélite, desde la base de Tanegashima, en el sur del archipiélago.
Este fue el momento del lanzamiento del satélite, desde la base de Tanegashima, en el sur del archipiélago.

Tokio

El cohete japonés H-2A puso este sábado en órbita un tercer satélite de geolocalización, en el marco de un dispositivo complementario del sistema GPS estadounidense, para mejorar los servicios en Japón.

El lanzamiento del cohete se realizó a las 14H29 locales (05H29 GMT) desde la base de Tanegashima, en el sur del archipiélago, según imágenes difundidas en directo por la agencia japonesa de exploración espacial, la Jaxa.

Junto a la Jaxa, en el lanzamiento participó el grupo industrial Mitsubishi Heavy Industries (MHI).

"El satélite se separó como estaba previsto una media hora después del despegue del cohete", precisó el comentador de la Jaxa.

Michibiki No3 se unirá a dos dispositivos similares, Michibiki y Michibiki No2, que se lanzaron en 2010 y el pasado mes de junio, respectivamente.

Antes de final de año debe lanzarse un cuarto satélite del mismo tipo.

El proyecto busca permitir que la Jaxa comience en 2018 un servicio de localización, de 15 años de duración, complementario al GPS estadounidense y que ofrezca a éste un nivel de precisión aún mayor al actual.

Sus informaciones se recibirán en Japón, Australia y una parte de Asia.

En teoría, el sistema GPS permite localizar un elemento fijo o móvil en la Tierra en un entorno de unos 10 metros. Sin embargo, esta precisión depende mucho de las condiciones meteorológicas y terrestres, y los satélites no siempre están visibles.

El archipiélago japonés, con sus megalópolis de rascacielos y sus bosques, es un terreno muy accidentado y una de las zonas en las que es difícil alcanzar la precisión teórica, según los investigadores de la Jaxa.

Es necesario recibir simultáneamente señales de varios satélites GPS para situar un objeto.