Títulos espiados son World of Warcraft, SecondLife y la plataforma Xbox Live

 11 diciembre, 2013

Tras invertir millones de dólares en sistemas de vigilancia y salarios de espías ultra-tecnológicos, las agencias de inteligencia estadounidenses y británicas recurrieron a un arma nueva: elfos y orcos en disfraz, vigilando a usuarios de videojuegos de todo el mundo.

Documentos filtrados por Edward Snowden y publicados por The New York Times (NYT), The Guardian y ProPublica , revelan que la inteligencia de Estados Unidos y el Reino Unido han espiado durante años los universos fantásticos de juegos en línea.

Las agencias temen que grupos terroristas utilicen los juegos para comunicarse, mover dinero o planear ataques. Un reporte de 82 páginas publicado en el sitio del NYT, detalla que las agencias estaban preocupadas por la dificultad que tenían para monitorear la comunicación en los videojuegos.

World of Warcraft fue uno de los vigilados. | NEW YORK TIMES NEWS SERVICE
World of Warcraft fue uno de los vigilados. | NEW YORK TIMES NEWS SERVICE

Para contener esta supuesta amenaza, británicos y norteamericanos han desarrollado mecanismos para vigilar millones de usuarios a la vez. Algunas son computarizadas, mientras que en otras ocasiones, agentes entraron “encubiertos” a estos mundos.

Sin embargo, ninguno de los documentos muestra que hayan hallado terroristas en los juegos.

Entre los títulos vigilados, las publicaciones mencionan World of Warcraft (WoW), Second Life y XboxLive! , la plataforma de comunicación de la consola Xbox.

Uno de los documentos, fechado en 2008, afirma que este tipo de juegos tiene el potencial para convertirse en “una rica red de comunicación de objetivos ” de inteligencia. “¡Son una oportunidad!”, apunta otra parte del texto.

De las tres compañías desarrolladoras, solo Blizzard –creadora de WoW– señaló que no tienen conexión con el espionaje y que, si se hizo, fue sin su consentimiento. Microsoft, de Xbox, y Linden Lab, de SecondLife, no comentaron.