Homo naledi vivió hace 335.000 y 236.000 años. Se creía que era más antiguo

Por: Michelle Soto 9 mayo
El Homo naledi se caracteriza por tener un cerebro pequeño.
El Homo naledi se caracteriza por tener un cerebro pequeño.

En el 2015, los arqueólogos revelaron la existencia de un nuevo pariente de los hombres modernos. Su primo, el Homo naledi, salió a la luz pública tras haberse encontrado 1.500 huesos en una caverna en Maropeng, en Sudáfrica.

Por sus características arcaicas, los científicos pensaron que este homínido era más antiguo (unos dos millones de años más viejo). Sin embargo, un reciente estudio dio a conocer que este homínido de cerebro pequeño vivió hace 335.000 y 236.000 años en África, es decir, fue contemporáneo a los primeros Homo sapiens.

Los 20 investigadores -pertenecientes a universidades de Australia, España, Estados Unidos y Sudáfrica- publicaron los resultados de las dataciones en huesos y dientes en un artículo de la revista científica eLife.

Infográfico: Árbol genealógico de los Homo
Infográfico: Árbol genealógico de los Homo
Pariente

La caverna en Maropeng, cerca de Johannesburgo, fue explorada en el 2013. Los 1.500 huesos encontrados allí pertenecieron a 15 homínidos que resultaron ser una nueva especie bautizada como Homo naledi.

La palabra naledi significa estrella en la lengua local sotho y se le llamó así porque los fósiles fueron descubiertos en las cuevas Rising Star en Sudáfrica.

En el 2015, el Homo naledi fue incorporado al árbol genealógico de los homínidos. Los individuos de esta especie presentan un cerebro pequeño similar a los primeros homínidos y australopitecus, pero su tamaño es un tanto más grande que un chimpancé así como sus hombros, torso y dedos curvados recuerdan a especies más antiguas.

"Sin embargo, las muñecas, manos, piernas y pies se parecen más a los neandertales y humanos modernos, mientras que los dientes son relativamente pequeños y simples, asentados en mandíbulas ligeramente construidas", explicó Chris Stringer, antropólogo del Museo de Historia Natural en Londres (Inglaterra), a la revista Nature.

Precisamente por esas características anatómicas, los investigadores creían que los fósiles tenían unos 2,5 millones de años.

Fue entonces cuando los científicos se dieron a la tarea de datar los sedimentos del sitio donde se encontraron los fósiles y también los dientes de los individuos. Para ello utilizaron seis métodos distintos, entre ellos el conocido como Resonancia Paramagnética Electrónica (ESR) que, contrario al método de Carbono 14, sí permite datar fósiles más antiguos a 50.000 años.

También compararon los ratios de isótopos radiactivos de uranio y torio, utilizaron luminiscencia para datar sedimentos y emplearon una técnica que mide los cambios a través del tiempo de los estados de la energía de los electrones en los cristales que se encontraron en el esmalte de los dientes del Homo naledi.

Asimismo, se recurrió al paleomagnetismo para establecer que los sedimentos que contienen fósiles del homínido pertenecen a la misma capa estratigráfica, lo cual también da una perspectiva temporal.

En total, los científicos estudiaron huesos pertenecientes a 15 homínidos de la especie Homo naledi.
En total, los científicos estudiaron huesos pertenecientes a 15 homínidos de la especie Homo naledi.
Coexistencia

La coexistencia del Homo sapiens con otras especies de homínidos era conocida en Europa, donde el hombre moderno convivió con el neandertal. Sin embargo, este es el primer registro para África.

"La datación de estos fósiles sugiere numerosas posibilidades de intercambio entre el Homo naledi y el Homo sapiens", dijo Paul Dirks, coautor e investigador de la Universidad John Cook, a la agencia AFP.

La datación de los fósiles de Homo naledi también se superpone al inicio de la Edad Media de Piedra, lo cual lleva a la pregunta planteada por los investigadores en un artículo de National Geographic: ¿y si el registro de herramientas de piedra en Sudáfrica en ese momento no fue solo obra del trabajo manual de los hombres modernos?

"¿Cómo saber que estas herramientas o técnicas consideradas como muestras del ascenso del comportamiento del humano moderno (por ejemplo, la producción ocre y el trabajo con cuentas para confeccionar adornos) no están siendo hechos por Homo naledi? Se imagina lo disruptivo que esto podría ser", declaró Lee Berger, coautor e investigador de la Universidad de Witwatersrand, a National Geographic.

Dentro del género Homo, solo los seres humanos prevalecen. El resto de los homínidos están extintos. El cómo y por qué se extinguió el Homo naledi, son preguntas aún sin responder y podrían inspirar nuevos estudios.

Asimismo, Hawks adelantó que el equipo de científicos ahora se abocará a "descubrir las relaciones entre estas especies, así como su papel en nuestro proceso de convertirnos en seres humanos".

Nueva cueva

Paralelo al anuncio de la datación, los investigadores revelaron la ubicación de una segunda caverna con fósiles de Homo naledi que se encuentra a 100 metros de la primera.

La segunda caverna lleva por nombre Lesedi y contiene 130 especímenes, entre ellos, dos adultos y un niño.

Uno de los esqueletos de los adultos, aparentemente perteneciente a un macho, se encuentra casi completo, incluso su cráneo cuenta con todos los huesos del rostro. Por esa razón, los investigadores lo bautizaron como Neo que en lengua sotho significa "regalo".

"Neo es comparable en preservación al esqueleto de Lucy, el famoso especímen de 3,2 millones de años de la especie Australopithecus afarensi. Las partes de Neo que faltan, las tiene Lucy y las partes que no tiene Lucy, las tiene Neo", dijo Hawks a National Geographic.