Aumentar simultáneamente los niveles de dos hormonas encargadas de decirle al cerebro cuando la persona ha comido suficiente lograría que la persona comiera menos, ganara menos grasa y tendiera a no desarrollar resistencia a la insulina

Por: Carolina Ruiz Vega 17 julio, 2013
 ArchivoSegún la medicina ayurvédica de la India, la buena digestión se logra cuando tenemos excelentes hábitos alimenticios, por ejemplo comer a horas determinadas
ArchivoSegún la medicina ayurvédica de la India, la buena digestión se logra cuando tenemos excelentes hábitos alimenticios, por ejemplo comer a horas determinadas

Aumentar simultáneamente los niveles de dos hormonas encargadas de decirle al cerebro cuando la persona ha comido suficiente podría ser una nueva forma de tratamiento para la obesidad.

Así lo proponen tres investigadores del Garvan Institue, Shu Lin, Yan-Chuan Shi y Herbert Herzog, quienes demostraron que, al inyectar PYY3-36 y PP a los ratones, comen menos, ganan menos grasa y tienden a no desarrollar resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes.

Además, se estimulan diferentes vías nerviosas que afectan a regiones del cerebro complementarias al control del apetito.

“Si bien el enfoque del doble estímulo puede parecer una obviedad, el efecto fuertemente mejorada visto no era obvio. En el complejo mundo de la neurociencia, dos más dos no siempre son cuatro”, dicen los investigadores en el sitio del instituto.

Hasta ahora, las compañías farmacéuticas habían estado haciendo ensayos pre-clínicos para examinar los efectos de impulsar las hormonas PYY3-36 y PP de manera separada. Hasta ahora, no había ninguna investigación que indicara las interacciones moleculares detalladas que podían ocurrir cuando se elevaran en conjunto.

Etiquetado como: